lunes, 22 abril 2019
07:51
, última actualización
Local

La economía española moderó su caída hasta el 0,1% en 2010

El dato de 2010 contrasta con el retroceso del 3,7% que experimentó el PIB español en 2009.

el 16 feb 2011 / 09:25 h.

TAGS:

La economía española registró una caída del 0,1% en el conjunto de 2010, aunque logró un avance del 0,2% en el cuarto trimestre en tasa intertrimestral, frente al crecimiento nulo del trimestre anterior, según los datos de Contabilidad Nacional publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La caída de la economía española el año pasado en una décima mejora la previsión del Gobierno, que apuntaba inicialmente a un descenso del 0,3% y que posteriormente fue corregida hasta un retroceso del 0,2%.

El dato de 2010 contrasta con el retroceso del 3,7% que experimentó el PIB español en 2009. La mejora de la economía durante el año pasado se ha debido a la evolución favorable del gasto en consumo final, que avanzó un 0,7% en 2010, frente a la caída del 2,3% en 2009, y al comportamiento menos negativo de la inversión, que registró un retroceso del 7,6% en contraste con la tasa del -16% de 2009.

En 2010, los hogares elevaron su gasto en consumo un 1,3%, mientras que las administraciones públicas lo redujeron un 0,7%. En 2009, la situación fue a la inversa. Los hogares consumieron un 4,3% menos, en tanto que las administraciones públicas incrementaron su gasto en consumo un 3,2%.

En cuanto a la inversión, el comportamiento más favorable en 2010 lo experimentaron los bienes de equipo, que pasaron de una tasa negativa del 24,8% en 2009 a una positiva del 1,8% el año pasado. Los otros dos componentes de la inversión registraron tasas negativas en 2010, aunque mejores a las de 2009. Así, la inversión en construcción desaceleró ocho décimas su caída, desde el -11,9% al -11,1%, mientras que la formación bruta de capital fijo en otros productos pasó desde el -16,2% de 2009 al -8,2% en 2010.

MEJORA LA DEMANDA INTERNA Y EXTERNA

En tasa interanual, el PIB generado por la economía española registró un crecimiento del 0,6% en el cuarto trimestre del pasado año respecto al mismo periodo del ejercicio 2009.

De esta manera, según el INE, la actividad global creció a un ritmo cuatro décimas superior que en el trimestre precedente (+0,2%), hecho que se produce como consecuencia de una mejor contribución tanto de la demanda nacional como del sector exterior.

En concreto, en el cuarto trimestre del año pasado la demanda nacional redujo una décima su contribución negativa al PIB, al pasar de -0,7 a -0,6 puntos, en tanto que la demanda externa elevó su aportación positiva tres décimas, desde 0,9 a 1,2 puntos.

La tasa interanual del PIB del cuarto trimestre de 2010 supone la segunda tasa en positivo consecutiva después de registrar caídas desde el cuarto trimestre de 2008 hasta el segundo trimestre de 2010.

Por su parte, la variación intertrimestral creció dos décimas en en el último trimestre del año pasado, tras estancarse en el tercer trimestre, subir un 0,3% en el segundo y un 0,1% en el primer trimestre.

El avance trimestral del PIB en la última parte de 2010 se debió a la mejora del consumo, que pasó de una tasa del -0,9% en el tercer trimestre a un 0,0% en el cuarto, así como a la inversión, que frenó su caída 1,3 puntos, hasta el -1,5%. Los hogares elevaron su consumo un 0,3% en el cuarto trimestre, frente al descenso del 1% en el tercer trimestre, mientras que las administraciones públicas mantuvieron la misma tasa negativa, del 0,7%.

Según los datos de Estadística, en el cuarto trimestre del año pasado, el PIB a precios corrientes aceleró medio punto su crecimiento interanual, desde el 1,5% hasta el 2%. De esta manera, el deflactor implícito de la economía se situó en el 1,4%, una décima más que en el trimestre anterior.

LOS HOGARES TIRAN DEL CONSUMO

El comportamiento menos contractivo de la demanda interna en el cuarto trimestre del año fue consecuencia tanto del mejor comportamiento del consumo como de la inversión.

En concreto, el gasto en consumo final de los hogares aceleró su crecimiento interanual desde el 1,5% del tercer trimestre al 1,7% en el cuarto trimestre, y ello a pesar de que la remuneración de los asalariados continúa reduciéndose.

Por su parte, el gasto en consumo final de las administraciones públicas elevó dos décimas su tasa interanual, desde el -0,7% al -0,9%, en consonancia con la remuneración de los asalariados del sector público y con los consumos intermedios del sector.

La formación bruta de capital fijo moderó su caída interanual desde el -6,7% del tercer trimestre al -6,1% en el cuarto trimestre gracias, principalmente, al comportamiento menos negativo de la inversión en construcción y otros productos, ya que la inversión en bienes de equipo se redujo a la mitad, hasta el 1,2%.

La inversión en vivienda siguió registrando los peores resultados (-11,4%), aunque también las otras construcciones presentaron tasas negativas, del 10,1%, debido al 'tijeretazo' de la inversión en obra pública.

SE ACELERA EL AVANCE DE EXPORTACIONES E IMPORTACIONES

Los datos de Estadística ponen de manifiesto que la demanda exterior incrementó tres décimas, hasta los 1,2 puntos, su contribución positiva al crecimiento agregado. Tanto las exportaciones como las importaciones aceleraron su crecimiento en el cuarto trimestre, especialmente las primeras.

En concreto, las exportaciones de bienes y servicios registraron una variación del 10,5% en el cuarto trimestre, frente al 9,4% del tercero, como consecuencia de la mejor evolución de la demanda nacional de los países destino, fundamentalmente de la Unión Europea. Por su parte, las importaciones de bienes y servicios aceleraron tres décimas su crecimiento, pasando del 5% al -5,3%.

Desde la óptica de la oferta, la variación interanual del valor añadido bruto de todas las ramas de actividad, a nivel agregado, fue positiva, a excepción de la construcción, que redujo su tasa interanual un 5,8% en el cuarto trimestre.

El valor añadido bruto de las ramas industriales desaceleró tres décimas su crecimiento, hasta el 1,4%; el de las ramas energéticas aceleró dos puntos su repunte, hasta el 6,6%; el de los servicios se situó en el 1,1%, tres décimas más, y el de las ramas agrarias y pesqueras subió un 0,3%, frente al -2,2% del tercer trimestre de 2010.

MÁS DE 238.000 EMPLEOS DESTRUIDOS EN UN AÑO

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, registró en el cuarto trimestre una reducción interanual del 1,4%, frente a la tasa del -1,6% registrada en el tercer trimestre, lo que se tradujo en la destrucción de más de 238.000 puestos de trabajo en un año.

La mayor contracción de la ocupación en el cuarto trimestre se dio en la construcción (-11%). A continuación se situaron las ramas industriales y energéticas (-2,1%) y las ramas de los servicios (-0,2%), mientras que las ramas agrarias y pesqueras elevaron un 4,7% su ocupación.

La productividad aparente por puesto de trabajo equivalente se situó en el 2% en tasa interanual, una décima más, mientras que la productividad por hora efectivamente trabajada creció ocho décimas, hasta el 2,2%, diferencia que obedece, según el INE, al descenso de la jornada media a tiempo completo.

Por su parte, la remuneración de los asalariados se contrajo un 1,7%, frente al -1,3% del tercer trimestre, como consecuencia de la estabilización en la caída del número de asalariados (-1,3%) y el mayor descenso de la remuneración media por asalariado, desde el -0,1% al -0,4%. De esta forma, el coste laboral por unidad de producto decreció un 2,3%, tasa cuatro décimas más negativa a la del periodo anterior y casi cuatro puntos por debajo del deflactor implícito de la economía.

  • 1