Economía

La economía española se hunde un 3% pero aguanta mejor que la UE

El PIB español se contrajo un 3% entre enero y marzo y lo hizo un 1,9% en comparación con el trimestre anterior, una décima más de lo inicialmente previsto. Aun así, el Gobierno se parapetó en que el retroceso es menor que el sufrido por las economías europeas, e insistió en lanzar un mensaje de optimismo contenido.

el 16 sep 2009 / 03:04 h.

El PIB español se contrajo un 3% entre enero y marzo y lo hizo un 1,9% en comparación con el trimestre anterior, una décima más de lo inicialmente previsto. Aun así, el Gobierno se parapetó en que el retroceso es menor que el sufrido por las economías europeas, e insistió en lanzar un mensaje de optimismo contenido.

El desplome del consumo y la inversión hizo que en el primer trimestre del año la caída de la economía se acentuase hasta el 3% respecto al mismo periodo de 2008 y un 1,9% en tasa intertrimestral, sus peores registros desde 1970, aunque el Gobierno cree que se ha tocado fondo y que "lo peor ya ha pasado".

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) -que superan en una décima las previsiones adelantadas el pasado día 14-, el deterioro de la economía hizo que el empleo cayese el 6%, que se tradujo en la pérdida de 1,14 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, enmarcó la situación española en el contexto europeo y puso el acento en que casi todas las caídas de las economías de la Unión Europea han sido superiores. Así, Alemania vio caer su PIB un 6,9%, en Italia retrocedió el 5,9%, la economía británica se contrajo un 4,9%, la holandesa un 4,5% y el PIB francés cerró el trimestre con un 3,2% en negativo, según el INE.

Tanto la vicepresidenta económica, Elena Salgado, como el nuevo secretario de Estado, José Manuel Campa, confían en que el deterioro haya tocado fondo y creen que lo peor ya ha pasado.

Campa consideró que la caída del PIB "puede haber llegado ya a su punto más álgido" y confió en que en el segundo trimestre la evolución económica no sea "tan negativa". Argumentó sus previsiones en que algunos indicadores muestran desde principios de abril que se puede estar produciendo una desaceleración de la caída y citó datos referentes al empleo, los tipos de interés, las condiciones de crédito o incluso los mercados. No obstante, insistió en que su análisis es "altamente preliminar" dado el elevado grado de volatilidad y las "perturbaciones" que aún persisten.

Ante la Comisión de Economía del Congreso, Elena Salgado, consideró que, aunque "el camino hasta la recuperación será aún largo", parece que "empezamos a ver la luz al final del túnel", si bien advirtió de que 2009 será un año "muy difícil en el que la crisis está alcanzando su máxima intensidad".

Salgado ofreció ayer el balance de algunas de las medidas aplicadas (ver datos arriba) y, entre ellos, señaló que son más de 61.000 empresas las que ya se benefician de las líneas ICO-Pyme e ICO-Liquidez, que este año inyectarán 35.000 millones. Por su parte, el presidente del Ejecutivo adelantó que los aplazamientos de seis meses a un año de cuotas a la Seguridad Social han superado los 7.000 millones para mantener e incentivar la creación de empleo y que benefician a más de 100.000 autónomos.

De vuelta al INE, los principales responsables de la contracción económica fueron el consumo, que cayó el 4,1%, y la inversión, que lo hizo el 13,1%. Si se analizan los dos grandes componentes del PIB, la demanda nacional restó 5,3 puntos al crecimiento y la demanda externa aportó 2,3 puntos.

La caída del consumo de los hogares es "coherente con la reducción de su renta disponible, ya que la remuneración de los asalariados presenta tasas negativas del 2,1% en el primer trimestre ante la reducción del empleo asalariado, que cayó el 5,9%. Así, todos los componentes del gasto presentaron tasas negativas, incluidos el destinado a alimentación y servicios, que hasta ahora evolucionaban de forma positiva.

Respecto a la inversión en construcción, el INE observa una "ligera recuperación" de la obra en infraestructuras, especialmente la vinculada a los ayuntamientos y la alta velocidad ferroviaria, mientras que la destinada a vivienda acentúa su caída hasta el 23,8%.

En lo referente a la demanda exterior, tanto las exportaciones como las importaciones aceleraron su contracción con caídas del 19% y el 22,3%, respectivamente.

Desde la óptica de la oferta, y con excepción de las primarias, todas las ramas de actividad incrementaron sus caídas encabezadas por las industriales (-11%) y seguidas de las de construcción (-8%), energéticas (-5,7%) -que por primera vez registran tasas negativas- y las agraria y pesquera (-0,7%), mientras que las de servicios también pasaron a tasas negativas, del 0,6%.

Debido a la pérdida de empleo y a la menor remuneración de los asalariados, la productividad del trabajo aumentó seis décimas hasta el 3,1% y el coste laboral por unidad de producto se desaceleró 1,8 puntos, hasta el 0,8%.

  • 1