Economía

La economía irregular andaluza se dispara por efecto de la crisis

Equivale al 25% del PIB tras subir en 5.137 millones en sólo dos años.

el 23 feb 2010 / 21:07 h.

La actividad hostelera está en el punto de mira por sus cotizaciones a la Seguridad Social.

La crisis económica ha hecho que repunte la economía sumergida -escapa al control de Hacienda al no tributar y también al de la Seguridad Social al no cotizar- en Andalucía y en el conjunto de España. Dos ejemplos claros: por una parte, se cobra más en dinero negro, y, por la otra, se acometen encargos sin que el trabajador se encuentre dado de alta. En los dos casos, el aumento del paro tiene mucho que ver.

Esa bolsa de dinero negro aumentó en 5,5 puntos porcentuales en la comunidad entre 2000 y 2009, hasta los 34.182 millones de euros del año pasado (o 6.322 más que el arranque de la década). Se trata de un informe del sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) , y en el que se detalla que la actividad irregular -por tanto, fraudulenta- equivale ya al 24,9% del Producto Interior Bruto regional.

El impacto de la crisis se nota en la comparación de esas cifras con las que Gestha publicó para el ejercicio 2007. Entonces, la economía sumergida en esta región movilizaba 29.045 millones. Por tanto, en sólo dos años -la crisis internacional comenzó a finales del verano de 2007- ha subido en 5.137 millones, el grueso del crecimiento que los Técnicos de Hacienda fijan para el conjunto del decenio.

Gestha no ha detallado aún el desglose de datos por provincias pero, a tenor de las publicaciones de otros ejercicios, Sevilla, Málaga y Cádiz suelen ser, por ese mismo orden, las que esconden los principales paquetes de fraude. Huelva, la más legal.

"El importante crecimiento del fraude fiscal, unido a la bajada de la actividad económica, motivaron el desplome de la recaudación tributaria en Andalucía". Gestha cifra la caída en el 21,7%, situándose en 8.720 millones hasta noviembre del pasado año. Y las partidas más perjudicadas por la crisis y el fraude -concreta- fueron el IVA y el Impuesto de Sociedades, que quedaron mermadas un 24,7% (hasta los 1.805 millones de euros) y un 37,2% (1.218 millones), respectivamente.

El sindicato argumenta que en tiempos de crisis, lo primero que dejan de pagar las empresas son los impuestos, porque -sostiene- esa evasión les origina "menos dificultades" que los impagos a empleados, bancos o proveedores.

Por comunidades, las que protagonizaron mayores crecimientos de su bolsa de fraude en la última década fueron Navarra (un 6,8%) y Valencia (5,6%), seguidas de Andalucía (5,5%) y Murcia.

Para el conjunto del Estado, el estudio de Técnicos de Hacienda calcula la economía sumergida en 244.918 millones el año pasado, lo que representa el 23,3% del PIB nacional. Este porcentaje es, incluso, superior al 20% del que en su día habló el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, lo que le granjeó una reprimenda de la titular de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

  • 1