Local

«La economía irregular no puede amortiguar la crispación social»

El secretario general de CCOO-A no percibe aún signos de recuperación y considera que la banca es parte del problema

el 02 may 2010 / 20:16 h.

TAGS:

Francisco Carbonero, en la sede regional de CCOO de Andalucía, ubicada en la sevillana calle Trajano.

-Elena Salgado sentenció hace unas semanas que basta de hablar de la crisis, toca hablar de recuperación.
-No hablar de la crisis no significa que la crisis desaparezca y mientras no haya síntomas de recuperación, no se puede hablar de ésta. Quizás en las estrategias políticas venga bien no hablar de la crisis, pero los datos del paro, escalofriantes, y el espectacular crecimiento de la economía sumergida hacen que la situación actual sea más grave que la de hace unos meses.

-¿No se atisban por ningún lado semillas de recuperación?
-No se ven signos ni en España ni en Andalucía, al menos así lo entiende CCOO. El empleo cae menos que hace seis meses, pero es que la destrucción ha sido tan grande que es lógico que los porcentajes de caída sean ahora menores. Pero eso no es un signo de recuperación.

-¿Y cuándo se podrían ver?
-Cuando las entidades financieras cambien de actitud y, por tanto, se requiere mayor presión hacia ellas para que los créditos fluyan a las empresas y personas. Es un cambio imprescindible y la mayor reforma y apuesta que debería hacer el Gobierno. Sin que se facilite el crédito, es imposible que salgamos adelante. Me refiero a una reforma financiera pero no sólo de las cajas de ahorros, cuya condición de banca social no debe ser desmantelada con la crisis ni las fusiones, aunque seamos partidarios de éstas, sino también de unos bancos demasiado conservadores con el crédito.

-Pero a la sociedad se le traslada la idea de que lo prioritario es la reforma laboral...
-Los poderes dominantes han machacado a la población para situar el problema de la crisis económica en el ámbito del mercado de trabajo, algo absolutamente incierto. En Andalucía, con flexibilidad espectacular, la mitad de los trabajadores del sector privado han tenido un contrato temporal. ¿Y qué se ha demostrado? Como consecuencia de esa eventualidad y esa precariedad en sectores poco productivos, en la comunidad se ha destruido empleo por encima de la media y en poco tiempo. Es un tremendo problema que no resolverá esa reforma. Estaremos en contra de una reforma centrada en abaratar los costes del trabajo, pues es una receta fracasada, y a favor de otra donde el empleo estable y de calidad contribuya a la productividad y competitividad de nuestra economía, con más formación, inversiones en I+D+I, internacionalización...

-La empresa, ¿cómo se comporta ante la crisis y qué podría hacer para la recuperación?
-Las hay que realizan importantes esfuerzos por mantener el empleo, pero no es menos cierto que hay empresarios que han obtenido mucho beneficio y lo han patrimonializado, convertido en patrimonio personal, y ahora son muy reacios o ponerlos al servicio de las empresas para así adquirir crédito y mantener el empleo. Echamos en falta por parte de los dirigentes empresariales un llamamiento a la responsabilidad y al compromiso social de las empresas españolas y andaluzas. Podrían hacer más de lo que hacen por el empleo. Ahí está el auge de la economía sumergida.

-¿Qué hacer para atajarla y más en este momento que, con tanto paro, es mucha la gente que sobrevive con esa economía sumergida?
-Es la pescadilla que se muerde la cola, pues en las crisis crece la economía sumergida, y mucha gente quiere sacar ventaja. Siempre se achaca esta situación a la disposición del trabajador. No. Es el trabajador la víctima de esta situación. ¿Cómo atajarla? Con los mecanismos de la inspección de trabajo y de la inspección fiscal, que prácticamente han sido desmantelados en los últimos años. La economía sumergida no está sólo en el empleo irregular, sino en los fraudes fiscales. Aquí todo el mundo pregunta con o sin IVA. Eso hay que atajarlo. Pensar que ser permisivos es un amortiguador de la crispación social es un error de bulto. Si la economía crece con un porcentaje alto de irregularidad sostenido durante mucho tiempo, al final cuesta cambiarlo y es una rémora tremenda para salir de esta situación y para el futuro.

-El IVA sube en julio. ¿Será un obstáculo también para esa recuperación?
-El incremento del IVA será la fórmula más fácil de recaudar, no la mejor reforma fiscal para salir de la crisis. Se están haciendo las cosas mal en España en materia de fiscalidad. Debería aumentar en los tramos del IRPF, de forma que la gente pague en función de sus ingresos.

  • 1