viernes, 19 abril 2019
21:02
, última actualización
Toros

La empresa Pagés ultima la confección de los carteles de una Feria atípica

La ausencia de las primeras figuras del toreo ha socavado el atractivo de unas combinaciones en las que se refuerza el papel de diestros emergentes como Escribano o Joselito Adame.

el 05 mar 2014 / 23:30 h.

TAGS:

Escribano se ha convertido en una de las bases de la feria. Escribano se ha convertido en una de las bases de la feria.

En sólo unos días contaremos con la confirmación oficial de unos carteles que se han hecho esperar algo más de lo habitual. De hecho, el grueso de la Feria –más allá de algunos cambios de fecha y el relleno de varios huecos– estaba trazado semanas atrás aunque desde la presentación del cartel pictórico de la temporada –obra del chileno Guillermo Muñoz Vera– se sabía que los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia habían fijado el 11 de marzo para dar a conocer las combinaciones de toros y toreros de las que hoy ofrecemos un avance que variará muy poco. Será un abono en el que se echarán de menos esos cinco ó seis nombres que hasta ahora se consideraban irrenunciables para que el aficionado hiciera cola en las taquillas. Pero ésa no será la única novedad de una feria que tampoco llevará el apellido del mes de abril. El comienzo del ciclo continuado de festejos se retrasará hasta la tardía fecha del 1 de mayo por imperativo del calendario litúrgico y el acuerdo municipal que ha separado capirotes y farolillos dos semanas largas en vez de los ocho días que marcaba la costumbre reciente.

El caso es que la prevista ausencia de Morante de la Puebla, El Juli, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante ha obligado a cambiar de planes a la vez que permanece abierto un conflicto que separa a la plaza de la Maestranza de ese heterogéneo grupo de Los Cinco mientras el histórico coso siga regido por los Pagés.

La primera modificación del organigrama habitual del abono ha afectado a la lujosa apertura pascual. Tratando de rentabilizar el gran juego que dio el encierro de Miura en la última Feria, este año será lidiado en la tarde del Domingo de Resurrección para ser estoqueado por Manuel Escribano, que resucitó profesionalmente en 2013 con los temidos toros de Zahariche en sustitución de El Juli. La influencia de Simón Casas –que ha reforzado el equipo de apoderamiento del diestro de Gerena– habría sido la definitiva razón para cerrar este cartel con su paisano Luque. No hay otra.

CartelEl elenco restante dibuja una feria muy distinta a la que se habría cocinado en otro tiempo muy cercano. Será un abono en el que se refuerza el papel de un torero, Escribano, que hace solo un año permanecía en el más absoluto de los ostracismos. De cero pasará a los cuatro contratos apalabrados este año. Cuatro suma también -sigue siendo el hombre de la casa- el sevillano Manuel Jesús El Cid, que ha aliviado el palpable desgaste de las últimas temporadas con el sorpresivo faenón otoñal de Madrid. El diestro de Salteras se vuelve a apuntar a la siempre compleja corrida de Victorino Martín. Y hablando de los victorinos: serán el comodín que tapen el hueco dejado por los miuras en la tarde del Domingo de Farolillos. Al Cid se suman dos especialistas como Ferrera y Fandiño, que retornaría a la plaza de la Maestranza después de la ausencia del año anterior con dos contratos firmados en el bolsillo. El diestro de Orduña tiene otra oportunidad en su tortuosa ascensión a la primera fila.

Pero hay que volver al orden jerárquico de actuaciones para encontrar algunas sorpresas. Como la que brinda el mexicano Joselito Adame, que quedó fuera de Sevilla en 2013 después de firmar uno de los trasteos más valiosos del año anterior. En 2014 reaparece con tres compromisos, los dos que merecía y el tercero que se quedó sin firmar el pasado año. El estado de forma del matador azteca le avala como uno de los valores más seguros que podría manejar la empresa. Adame puede sorprender y saltar desde Sevilla a la gran temporada. Tres contratos sumaría también Nazaré después de desorejar en 2013 a un gran toro de Victoriano del Río en la misma tarde que cayó gravísimamente herido El Juli. La calidad contrastada del diestro de  Dos Hermanas no necesita demasiadas explicaciones aunque necesita dar el campanazo definitivo para instalarse en las ferias. Es la misma tesitura de Daniel Luque, que ya ha aplazado demasiadas veces el salto a la categoría de figura. Ésta podría ser la definitiva oportunidad aunque cada vez quedan menos bolas en el bombo. No hay que preguntar demasiado para saber que la doble presencia de Castella despierta una emoción perfectamente descriptible entre el aficionado. El diestro francés empata a dos festejos con dos toreros por ver de los que se cuentan muchas y muy buenas cosas: hablamos del salmantino Juan del Álamo y del gaditano David Galván. Lo tienen a huevo para vencer y convencer. Pero no podemos olvidar que la doble presencia de Ponce –única figura anunciada este año– ha otorgado lustre a sus dos compromisos. El valenciano dará la alternativa al espartinero Javier Jiménez y  podrá enseñar sus galones en el XXV aniversario de su alternativa Y cerramos el capítulo de dobletes recordando que el rejoneador Diego Ventura actuará en la preferia y en la matinal del Domingo de Farolillos, que deja la nómina de seis rejoneadores para convertirse en terna. El de la Puebla será la única gran figura de la especialidad –faltan Hermoso y Leonardo– y testificará la alternativa del joven Andrés Romero.

Poco más hay que contar. El camero Esaú Fernández vuelve a estar anunciado en Sevilla, acartelado en esa corrida de Fuente Ymbro que tanto ha costado cerrar y en la que también figura el lorquino Paco Ureña, que difícilmente habría entrado en Sevilla en otras circunstancias. Se refuerza notablemente la presencia mexicana y algunos echan de menos con la boca chica a veteranos como Juan Mora, Finito o Curro Díaz. Esto es lo que hay. Pronto estará pegado en las paredes.

  • 1