sábado, 20 abril 2019
10:22
, última actualización

Isotrol abre oficinas en Brasil y Londres para afianzar su expansión internacional

La empresa sevillana abarcará desde Sao Paulo y México DF su actividad de control tecnológico de plantas de energías renovables para Iberoamérica y negocia su despegue en Estados Unidos.

el 27 ene 2014 / 19:08 h.

La compañía sevillana de ingeniería y consultoría en tecnologías de la información Isotrol está ejecutando su firme apuesta por una expansión internacional que abarca dos principales áreas, Latinoamérica y Europa, aunque también está negociando su despegue en Estados Unidos en la que es su principal área de negocio: la mejora de la eficiencia en plantas de energías renovables. Beltrán Calvo, consejero delegado de Isotrol, posa en la sede social de la compañía en Sevilla. / PEPO HERRERA Beltrán Calvo, consejero delegado de Isotrol, posa en la sede social de la compañía en Sevilla. / PEPO HERRERA A través de su filial Revergy, la empresa familiar y de capital netamente andaluz acaba de abrir oficina en Sao Paulo para así cubrir los nuevos contratos conseguidos recientemente y reforzar su presencia en Brasil, cuyo mercado de energías verdes o alternativas a las convencionales registra un constante crecimiento, frente al frenazo en España por el tijeretazo del Gobierno central a las primas públicas a esta industria. En concreto, los proyectos conseguidos atañen a la supervisión de obras e inspección de calidad de ocho parques eólicos de ese país, con una potencia instalada de 220 megavatios. De hecho, explican en la firma, Revergy ha cerrado acuerdos «con las principales empresas promotoras de energía eólica de Brasil», que en 2012 estuvo entre los diez principales estados del mundo con mayor inversión en energía verde. Esa oficina brasileña se suma a la que Isotrol ya tiene en México. Desde ambas la compañía, cuya sede social se ubica en el parque científico y tecnológico de Cartuja, desplegará sus planes de penetración en Iberoamérica, área que el grupo considera estratégica. Su actividad en Brasil no es nueva, sino que ya ejecuta inspecciones y auditorías de calidad en seis parques eólicos, radicados en las regiones de Río Grande do Norte y Bahía. ¿Qué se hace? En suma, se diseña desde cómo montar un aerogenerador hasta cómo ejecutar las obras del complejo energético atendiendo a las directrices exactas del proyecto de ingeniería, pasando por la revisión íntegra del parque ya terminado y en marcha para detectar y solucionar inmediatamente averías y fallos. Y todo con tecnologías de la información e ingeniería de software –por ejemplo, desde monitores en su sede principal de Cartuja se controlan molinos de viento repartidos por la geografía española y también de Europa– para así reducir costes y rentabilizar al máximo inversiones multimillonarias. La de Sao Paulo no es la única oficina reciente. El incremento de su actividad de renovables en el Reino Unido también ha propiciado la apertura en Londres, adelanta el consejero delegado de Isotrol, Beltrán Calvo. El objetivo, comenta, es tener una presencia directa allí, «algo que nos exigían nuestros propios clientes». Y esa política del estar in situ en otros mercados extranjeros se irá atendiendo conforme aumente el negocio en el área concreta, según asegura este directivo, quien está empeñado en dotar a su tecnológica de un carácter comercial «más marcado» para así abarcar un abanico mayor de necesidades de unos clientes que, al menos en su división energética, son multinacioneles. En concreto, Brasil, Estados Unidos, Chile, el Reino Unido, México, España, Sri-Lanka, Vietnam, Turquía, Portugal, Italia, Grecia y Túnez conforman el actual panel internacional de Isotrol. Y aunque en EE. UU. es incipiente su labor, Beltrán Calvo precisa que en la actualidad negocia con grandes eléctricas del país contratos que supondrían para la compañía sevillana un importante empuje al otro lado del Charco. De momento, dice su consejero delegado, prefiere no revelar detalles hasta que finalicen las operaciones. El último ejercicio cerrado, el de 2012, se saldó para Isotrol con un volumen de facturación que rondó los 13 millones de euros y una plantilla que se acercó a los 250 trabajadores. Para el recién terminado 2013, Beltrán Calvo ya adelanta que la empresa incrementó sus ventas y creó puestos de trabajo. Tal y como está el patio de la crisis económica en Sevilla, rara avis.

  • 1