Local

"La esperanza que teníamos en este juicio ya la hemos perdido"

Antonio del Castillo lamenta que nadie haya dicho dónde está Marta

el 27 ene 2011 / 09:27 h.

TAGS:

"La esperanza que teníamos en este juicio de que alguno dijera algo nuevo... Esa ilusión ya la hemos perdido". Con estas palabras, y visiblemente afectado, el padre de Marta, Antonio del Castillo, resumió lo que para su familia han sido estas tres primeras sesiones del juicio contra el Cuco, en las que ya han declarado todas las personas que podrían saber algún dato sobre el paradero del cuerpo, pero que no han desvelado nada.

Los padres de la joven, Antonio y Eva Casanueva, declararon ayer como testigos. Con ellos comenzaba el tercer día del juicio al menor y tras declarar decidieron quedarse en la sala para seguir su desarrollo, una difícil labor que hasta ahora ha recaído en el abuelo de la joven, José Antonio Casanueva. Ambos han relatado al juez la secuencia de hechos del 24 de enero, desde que Marta salió de su casa a las 17.30 horas hasta que Antonio acudió a la Policía a interponer una denuncia. "Le hemos contado qué sentimos y cómo nos encontramos tras dos años sin que el cuerpo de nuestra hija aparezca", dijo la madre de Marta a la salida.

Según el abogado de la familia, José María Calero, el relato que los padres han hecho fue "sobrecogedor". "Están destrozados y sienten un profundo dolor", dijeron fuentes del Ministerio Público para quienes el delito contra la integridad moral del que acusan al Cuco ha quedado "más que acreditado". La Fiscalía, además, ya aportó como prueba un informe psicológico realizado por dos forenses que demuestra como cada cambio de versión y cada búsqueda "incrementaba ese dolor" y la "desesperación que sentía, pues creían que estaban jugando con ellos".

Eva también explicó que el Cuco, al que calificó como "un individuo esquivo", llevaba poco tiempo en el círculo de amigos de su hija. Ella "protegía mucho a sus amigos y como éste era el más pequeño tenía con él una especial protección. Por eso le llamaba el peque", dijo a los periodistas.

Pese al aspecto cansado y a estar muy afectada emocionalmente -hasta un psicólogo la preparó para este momento-,Eva estuvo "fuerte" en su declaración porque "los nervios los dejo para casa". Tanto es así que buscó la mirada del Cuco, pese a que éste estaba de espalda. "Mientras me ponía la chaqueta lo he mirado y no se me va a olvidar nunca su cara a los 15 años ni su cara de ahora. Es la misma, pero está un poco más fuerte", señaló.

Ella, pese a que en el juicio no se ha revelado ningún dato nuevo por parte de los implicados, sigue "teniendo esperanza de que en algún momento se derrumben" y digan dónde está Marta del Castillo.

  • 1