sábado, 15 diciembre 2018
02:11
, última actualización

Susana Díaz 'juega' al adelanto electoral

La presidenta andaluza afirma que «no hay estabilidad» en su Gobierno por culpa de su socio, IU.

el 19 ene 2015 / 14:28 h.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (PSOE), a su llegada al colegio Antonio Machado de Jerez de la Frontera (Cádiz), que ha inaugurado este lunes. / EFE La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (PSOE), a su llegada al colegio Antonio Machado de Jerez de la Frontera (Cádiz), que ha inaugurado este lunes. / EFE Por Daniel Cela / Alberto Cabello «Necesitamos un gobierno fuerte, estable y sólido. Ahora mismo no hay estabilidad y yo no voy a ser presidenta a cualquier precio». Susana Díaz está terminando de construir el relato político que justifica y augura un adelanto inminente de las elecciones andaluzas. Entre las opciones que baraja, la más palpable es el domingo 22 de marzo –día del pregón de Semana Santa–, pero la decisión debe pasar antes por el Consejo de Gobierno, que se reúne este martes. El comité de enlace PSOE-IU evaluó este lunes si la crisis abierta era irreversible, y terminó la reunión con discursos antagónicos: el líder de IU, Antonio Maíllo, aseguró que «ahora mismo no hay ruptura del pacto»; y el número dos del PSOE-A, Juan Cornejo, afeó a su socio «estar permanentemente cuestionando la estabilidad del Gobierno». Fuentes del Ejecutivo andaluz advirtieron de que «el calendario legislativo previsto no se ha alterado». Apenas un mes después de que el Parlamento aprobara, con votos de PSOE e IU, los presupuestos autonómicos de 2015 –principal herramienta de estabilidad política– la presidenta afirmó ayer que su Gobierno es inestable, y que el responsable de esa inestabilidad es su socio. ¿Qué ha ocurrido desde la aprobación del presupuesto hasta hoy para que Díaz hable por primera vez de inestabilidad? Sobre todo una cosa: la asamblea de rendición de cuentas de IU, celebrada el pasado 21 de diciembre, en la que Maíllo adoptó dos decisiones que han resquebrajado la confianza con los socialistas: primero, una comisión de investigación sobre corrupción en anteriores gobiernos del PSOE, y segundo, programar un referéndum para junio en el que la militancia decidirá si IU sigue en el Gobierno o abandona. La consulta, aún por convocar, está condicionada al cumplimiento de cinco leyes que IU considera prioritarias (tres están recogidas en el pacto): la ley de banca pública, la de renta básica, la de agricultura, la reforma de la ley de igualdad, y el decreto de suministros vitales. En los últimos días Maíllo ha tratado de calmar a sus socios restando importancia al referéndum, reiterando que nunca se celebrará si antes de junio se aprueban esas cinco leyes. Pero «no es suficiente para acabar con la desconfianza». Díaz tiene de margen legal hasta el próximo martes (27 de enero) para adelantar las autonómicas. La ley electoral fija un plazo obligatorio de 55 días entre la convocatoria y el día de las elecciones, y dos meses de margen entre unos comicios y otros. Las municipales son el 24 de mayo, y con un calendario tan ajustado, la fecha más próxima que baraja es el 22 de marzo, según fuentes de su entorno. Lo que disuade a Díaz de esa fecha es que ella sería la primera en afrontar el impacto de la ola Podemos en las urnas, y lo que la convence es que el partido de Pablo Iglesias aún está a medio vestir en Andalucía. No tiene ni ejecutiva ni secretario general ni candidato a las autonómicas. Otras fechas que Díaz baraja para el adelanto son: el 24 de mayo, haciéndolas coincidir con las municipales y las autonómicas de otras comunidades; el 27 de septiembre, ccon las catalanas; o final de año, junto a las generales. Díaz ha convocado este martes a los secretarios provinciales del PSOE-A para abordar el tema, y la dirección regional ya da por sentado que no se agotará la legislatura. El volumen sobre el adelanto electoral, abierto en canal desde hace semanas, aumentó tras conocerse que la presidenta está embarazada de tres meses, y que dará a luz en julio. Díaz estaba este lunes en un colegio de Jerez, donde subrayó que «si la estabilidad del gobierno existe, no tendrá por qué haber adelanto. Pero es evidente que esa estabilidad no es la que tenemos en este momento». El relato político del adelanto electoral apunta directa y exclusivamente a IU. Los socialistas sugieren que si sus socios salieran al paso a «rectificar» las decisiones adoptadas en su asamblea, sobre todo el referéndum sobre la continuidad del pacto, «la confianza se restablecería». Esa opción es descartada de plano por IU, que insiste en que ni la consulta está convocada ni es razón suficiente para explicar a los andaluces el adelanto. Maíllo exigió este lunes al PSOE que le explique si todo ese «un runrún o si existe base real» para convocar las andaluzas antes de tiempo. ~  

  • 1