miércoles, 20 marzo 2019
19:58
, última actualización
Cultura

La estética urbana marca el cartel de la Bienal de Flamenco 2010

el 21 ene 2010 / 13:29 h.

El alcalde junto a los artistas en la presentación. Foto: José Manuel cabello.

El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, recurrió  a todo tipo de circunloquios para advertir a los representantes del mundo del flamenco, reunidos en el Salón Colón del Ayuntamiento, de que el cartel oficial de la XVI Bienal iba a ser diferente y rompedor.“Es una imagen que seguro dará la vuelta al mundo... el flamenco contemplado desde la óptica urbana y de la modernidad... una forma de entender mejor la compleja diversidad social que nos rodea... una tendencia artística novedosa...”

Tras el discurso, el primer edil, junto al director del certamen, Domingo González, y la delegada de Cultura, Maribel Montaño, descubrió el secreto: el primer cartel de la historia del festival jondo hispalense realizado de forma grupal por cuatro artistas urbanos. Los autores son Suso33, San, el Niño de las Pinturas –que acudió con el rostro oculto tras una máscara de gas para salvaguardar su intimidad– y Seleka –el único sevillano–.

Cada uno de ellos creó un cartel, una imagen circular, que finalmente fusionaron en un círculo que se divide en cuatro partes.Suso33 ejerció de portavoz del grupo para explicar que “cada una de esas franjas presentes en el cartel representa el toque, el cante, el baile y el aspecto sociológico del flamenco, que han sido plasmados usando los tres colores primarios y sus diferentes combinaciones”.

El artista, que reconoció lo “arriesgado” de su apuesta, detalló que los cuatro trabajaron conjuntamente en un mismo espacio, apoyándose los unos en los otros, para luego entremezclar sus obras.Este grupo de creadores ha tenido muy en cuenta los conceptos del flamenco a la hora de diseñar el cartel.

Así, Suso señaló la forma circular representa la universalidad; los colores, el mestizaje; los trazos, la espontaneidad, y el dibujo, la evolución. “Los chorretones que caen de la imagen son un elemento muy gráfico del arte urbano, que nosotros identificamos con el sudor”, añadió.El artista agregó que este cartel “está vivo”, es decir, que tendrá más desarrollos y evolucionará en distintos soportes de cartelería.

A este respecto, el director de la Bienal detalló a este periódico que se están preparando posibles actividades en torno a todo el trabajo generado por este grupo durante la creación del cartel, incluida algún tipo de exposición. Precisamente, por no estar aún cerrado del todo el trabajo que complementará al cartel, González prefirió no revelar el presupuesto de este encargo, que el festival venía meditando desde hacía años: “Era una idea que nos rondaba desde antes, incluso, de la anterior edición.

Finalmente se lo ofrecimos a estos cuatro artistas reconocidos internacionalmente, los juntamos en un taller y nos pusimos a darles ideas”.El director avanzó que el presupuesto de esta edición se recortará entre un 15 y un 20 por ciento, al igual que su duración –del 15 de septiembre al 9 de octubre-.

La acogida de la obra fue aparentemente positiva, sobre todo una vez proyectado un vídeo en el que se expuso el proceso creativo de estos cuatro jóvenes artistas. Sin embargo, como suele pasar en esta ciudad, ahora se abre el debate, tal y como adelantó el alcalde: “Ahora, a polemizar, a debatir y a discutir sobre el cartel, que de eso se trata”.

  • 1