Local

La Estrella inaugura la Semana en Triana

el 15 sep 2009 / 01:51 h.

TAGS:

Los tambores de la banda Corona de Espinas puso en tensión a una calle San Jacinto donde no cabía un alma. El barrio de Triana vivió como cada año uno de los momentos más anhelados: la salida de la Valiente y el Señor de las Penas. La primera levantá se dedicó a los padres de la fallecida Mariluz y el desaparecido Jeremy.

No hay Domingo de Ramos sin Manolo Vizcaya pregonando las grandezas del Zapatero de Triana, como llama cariñosamente al Señor de la Penas, como tampoco hay ocaso en el día de palmas sin que el palio de la Estrella entre en su capilla dirigida por José González Luna, 'Pepe Luna' en el gremio del martillo, a los sones de Estrella Sublime.

Es un día de encuentro en el Altozano, en la capillita del Carmen, de las generaciones que se fueron del barrio, y las que siguen impregnándose de la esencia que se respira a este lado del río. "Mira yo sacaba a esta virgen cuando todavía pagaban a los costaleros. Concretamente 700 pesetas", ríe Manuel Vera que aunque ya no vive cerca del barrio no falta a ninguna salida. Esta es la Triana de los corrales y la Cava, la que se vuelca para arropar a su hermandad.

Pero el reencuentro también se vivió desde por la mañana en las colas de visita al templo. Desde las 9.00 horas una multitud formaba un único tramo que alcanzaba la revirá de la calle Pagés del Corro "pero ésto, a la salida, está peor", pronosticaba Mercedes, vecina desde hace 67 años. Efectivamente.

Desde las tres de la tarde no se podía hacer hueco para situarse en un lugar privilegiado. La esquina de Correos hasta llegar a Reyes Católicos era un mar que aguardaban los 2.000 nazarenos con un tiempo de paso de más de una hora y media.

  • 1