sábado, 16 febrero 2019
10:24
, última actualización
Local

La Eurocámara hace un negativo balance de la presidencia española

el 06 jul 2010 / 15:51 h.

TAGS:

La mayoría de los grupos políticos de la Eurocámara, con la única  excepción del socialista, lamentaron con más o menos virulencia en un  debate protagonizado por el presidente del Gobierno, José Luis  Rodríguez Zapatero, la escasez de resultados de la presidencia  española de la UE tanto en el ámbito económico, en el que algunos  eurodiputados hablaron claramente de fracaso, como en la política  exterior, donde el reproche casi unánime fue la cancelación de la  cumbre con Estados Unidos y la cita de Euromed.

Zapatero restó importancia a las críticas y sostuvo que nadie "ha  podido cuestionar" que se han cumplido sus principales objetivos:  poner en marcha el Tratado de Lisboa y los nuevos cargos permanentes  y avanzar en el gobierno económico de la UE. "El Tratado de Lisboa  funciona, lo hemos hecho funcionar, y la unión económica avanza, la  hemos hecho avanzar", resumió en una rueda de prensa posterior a su  comparecencia ante el pleno de la Eurocámara para presentar los  resultados de la presidencia española.

El presidente del Gobierno opinó que parte de las críticas de la  Eurocámara se deben a que en el debate "ha estado muy presente el  espectro ideológico" y a que algunos eurodiputados, en particular del  PP, "echaban de menos el Parlamento español".

Al rescate del presidente del Gobierno acudieron tanto el  presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, como el  presidente de la Eurocámara, Jerzy Buzek, ambos del Partido Popular.  "Quiero rendir homenaje a España y a su presidencia del Consejo, que  ha sido muy positiva y acertada y que ha tenido lugar en un contexto  difícil y muy especial", sentenció Barroso. "Hubo algunas  complicaciones al principio pero realizaron buenos progresos después  y lograron resultados. Es como la selección española en el Mundial de  fútbol", sostuvo Buzek.

El jefe de filas del PPE, el francés Joseph Daul, admitió que  España ha intentado hacerse hueco en el nuevo contexto institucional  del Tratado y ha ejercido su mandato en un periodo de "grave crisis  económica", pero ese dato le sirvió para aludir al "malestar social  creciente" en Europa y citar el que se vive en España "con casi 5  millones de parados". A continuación lamentó la anulación de la  cumbre entre Estados Unidos y la UE por tratarse de una "ocasión  perdida" de relanzar la "indispensable" asociación transatlántica.  

COMO CON TORRES, DECEPCION TRAS LAS EXPECTATIVAS

Un símil futbolístico permitió al liberal alemán Alexander Graf  Lambsdorff mostrar su decepción con la presidencia. "La presidencia  española me parece un poco como el Mundial de Fernando Torres: genera  grandes expectativas pero luego decepciona un poco".  

"España es una gran España este año. Pero no su España, señor  Zapatero, sino la de Del Bosque, Casillas o Villa", dijo por su parte  el conservador italiano Mario Mauro, que acusó además al presidente  del Gobierno de querer dejar su "huella ideológica" en un momento en  que "se necesitaba más pragmatismo".  

El popular alemán Werner Langen, miembro de la CDU de Angela  Merkel, mezcló fútbol y toros para atacar con dureza a la presidencia  española. "Había surgido el señor Zapatero como el torero que parecía  que iba a poner de rodillas al toro. Pero resulta que ustedes no van  a dejar una huella indeleble porque no ha habido iniciativas y no han  tenido éxito", espetó.  

"La crisis ha sido más grave debido a los pasos adoptados. Se han  metido un gol en su propia portería", prosiguió Langen. Y el  austriaco Andreas Mölzer, del grupo de los No Inscritos, acusó al  presidente del Gobierno de no haber sabido "darle la puntilla" a la  aprobación de la regulación financiera.

El británico del grupo de Conservadores y Reformistas, Timothy  Kirkhope, denostó la política hacia Cuba que, a su juicio,  desestabilizó las relaciones transatlánticas y no ha permitido  liberar a los presos políticos de la isla. Y denunció la acción  exterior de la presidencia que ha consistido, dijo, en poner "trabas"  a la Alta Representante, Catherine Ashton, "criticándola por no ir a  las reuniones".  

En el ámbito económico, sentenció que la presidencia "no ha hecho  nada" porque no hay una "estrategia" para la recuperación económica y  deslizó que con un déficit presupuestario del 11% España no era un  "buen ejemplo" para impulsar una supervisión internacional. "Esa  oportunidad histórica de ser la primera presidencia después del  Tratado de Lisboa se ha perdido", zanjó.  

Sólo el líder del Grupo Socialista en el PE, el alemán Martin  Schulz, acudió en apoyo del presidente Zapatero al calificar de  "éxito" la presidencia y mencionar la nómina de acuerdos logrados  durante el semestre, como las negociaciones del Servicio Exterior, la  transferencia de datos bancarios a Estados Unidos o el freno a los  ataques especulativos contra el euro.  

"Considero, en resumen, que la presidencia española ha tenido  éxito", resumió Schulz, que sólo se mostró implacable frente al  encuentro de mañana en el Mundial. "No voy a tener nada de compasión  con ustedes", le advirtió al presidente español.  

"Esperamos que mañana por la noche el resultado sea a favor de la  creatividad y por tanto podamos tener para los españoles un día de  alegría que yo compartiré con todos los representantes políticos  igual que el señor Schulz con la canciller Merkel. Y al final todo  quedará en Europa", contestó Zapatero.

Por su parte, la eurodiputada socialista húngara Zita Gurmai  destacó el trabajo de la presidencia española a favor de los derechos  de la mujer, "una cuestión que a menudo se había olvidado", en  cuestiones como el impulso de la euroorden de protección. "Flores  para ti", concluyó su intervención en castellano dirigiéndose a  Zapatero.

PARTE DEL PROBLEMA

En nombre del PP, Jaime Mayor Oreja consideró que cuando emerge la  crisis del euro en el mes de mayo se llega "tarde y mal" porque se  "improvisan" las medidas. A ello se añade una "dificultad adicional",  que la presidencia rotatoria, por los resultados de su política  económica, "no estaba en condiciones de participar en el liderazgo de  la solución porque se había convertido en parte del problema".

El representante de Izquierda Unida, Willy Meyer, reclamó cambiar  la orientación económica de la UE para no desmontar el modelo social  europeo. "Usted empezó con el fracaso estrepitoso de la Estrategia de  Lisboa. Y a pesar de ese fracaso se presenta otro modelo con la misma  base. No compartimos el resultado de esta presidencia si no se  modifica la orientación", insistió.

El español del Grupo de los No Inscritos, Francisco Sosa Wagner,  mencionó que el "momento estelar" que viviría el mundo bajo la  presidencia española anunciado por próximos colaboradores de Zapatero  no se ha hecho realidad y juzgó que "ha fallado" y funcionado "a  golpe de péndulo".  

Para la parlamentaria del PNV Izaskun Bilbao, Zapatero se ha visto  presionado por el nivel de déficit y los constantes rumores sobre la  solvencia de la economía española. A su juicio, la "improvisación" y  las "prisas por vender alguna foto" han dañado también el recorrido  de algunas buenas ideas, como la euroorden para mujeres maltratadas. 

El representante de Iniciativa per Catalunya-Verds, Raül Romeva,  dijo que la presidencia española ha fallado "porque no ha apostado  por los pueblos, sino por los Estados y los mercados" y reprochó a  Zapatero su "falta de liderazgo". Por su parte, el eurodiputado de  Convergència i Unió, Ramon Tremosa, aseguró que la UE ha sido la que  ha forzado al presidente del Gobierno "a cambiar su política  autárquica contra la crisis".

  • 1