lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Economía

La Europa más rica pacta rescatar a los bancos que 'griten' socorro

Apoyo a los bancos en dificultades, flexibilidad de la Comisión Europea en las ayudas estatales a empresas y en el cumplimiento del Pacto de Estabilidad, sancionar a los directivos de sociedades en quiebra y reformar las normas contables.

el 15 sep 2009 / 16:15 h.

Apoyo a los bancos en dificultades, flexibilidad de la Comisión Europea en las ayudas estatales a empresas y en el cumplimiento del Pacto de Estabilidad, sancionar a los directivos de sociedades en quiebra y reformar las normas contables. Son los acuerdos a los que llegó la 'selecta' cumbre que convocó ayer Sarkozy.

La mini-cumbre de los cuatro países europeos en el G-8 (Francia, Alemania, el Reino Unido e Italia) concluyó ayer en París con varios acuerdos, entre ellos apoyar los establecimientos bancarios y en dificultades por la crisis financiera desatada a nivel internacional.

En la reunión, convocada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, participaron la canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros británico, Gordon Brown, e italiano, Silvio Berlusconi.

En conferencia de prensa conjunta al término de la reunión, Sarkozy expuso los acuerdos sobre varios puntos: el apoyo a las entidades bancarias y financieras en dificultades y el compromiso de los jefes de Estado o Gobierno presentes de sancionar a los directivos responsables de las empresas en quiebra.

Asimismo, pidieron a la Comisión Europea "flexibilidad" sobre las ayudas estatales a las empresas. "La aplicación del Pacto de Estabilidad y de crecimiento deberá reflejar las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos", dijo Sarkozy. Un quinto punto es llevar a cabo, con una futura propuesta de la Comisión, una reforma de las reglas contables de las entidades financieras.

En la reunión también participaron los presidentes de la Comisión Europea, José Durao Barroso, del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y del Eurogrupo Jean Claude Juncker.

Sarkozy, quien preside este semestre la UE, declaró que ha hablado y conversará con otros líderes europeos, y concretamente dijo que almorzará con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para tratar sobre estos puntos, aunque no especificó la fecha.

"Queremos sentar las bases de un capitalismo empresarial y no especulador", declaró el presidente francés al subrayar que la reunión de ayer es una prueba de que "Europa existe y da una respuesta" a esta crisis financiera.

Berlusconi, por su parte, destacó la necesidad de "preservar la confianza en nuestro sistema bancario" y explicó que el documento aprobado constituye una propuesta "a nuestros socios" de la UE. Esta reunión es "un primer paso" y seguirá el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE del lunes y el Consejo Europeo del 15 y 16 de octubre para seguir tratando la respuesta europea a la crisis, apuntó el primer ministro italiano.

El Banco Central Europeo y las instituciones competentes trabajarán para diseñar nuevas reglas que aseguren la "transparencia" y el "control", agregó Berlusconi.

Merkel, por su parte, destacó que el consenso alcanzado ayer "es una contribución a la confianza en el sistema financiero". Brown, mientras, abundó también en que con lo acordado en esta reunión "se asegura la liquidez para preservar la confianza y estabilidad" de las finanzas europeas e internacionales.

  • 1