Local

La ex guerrilla busca gobernar El Salvador en unos reñidos comicios

Los salvadoreños votaron ayer a su nuevo presidente en una ajustada contienda electoral que enfrenta por primera vez con grandes opciones de acceder al poder a la ex guerrilla del FMLN y ARENA, el partido que ha gobernado el país durante los últimos 20 años.

el 16 sep 2009 / 00:01 h.

TAGS:

Los salvadoreños votaron ayer a su nuevo presidente en una ajustada contienda electoral que enfrenta por primera vez con grandes opciones de acceder al poder a la ex guerrilla del FMLN y ARENA, el partido que ha gobernado el país durante los últimos 20 años.

El izquierdista Mauricio Funes y el conservador Rodrigo Ávila se disputan el voto de los salvadoreños, que deberán definir si dan continuidad al proyecto de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) o si llevan al poder a la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en unos comicios también marcados por la fuerte crisis financiera internacional que azota con fuerza a los salvadoreños.

Un total de 4.226.479 ciudadanos fueron convocados para acudir a las 9.543 mesas de votación instaladas en todo el país. Las horas previas a la votación estuvieron marcadas por el período de "reflexión" previsto por la ley tras el cierre de la campaña desde la medianoche del miércoles y con la vigencia a partir de las 00.00 horas del sábado de la ley seca. Estos comicios, a los que asisten unos 4.000 observadores, entre ellos 1.200 extranjeros, se perfilaban como uno de los más reñidos en la historia reciente del país, pues solamente se medirán dos candidatos, sin que esté prevista una segunda vuelta.

Según el Tribunal Supremo Electoral (TSE), el ganador se definirá con el 50% más uno de los votos válidos, lo que, en la práctica, implica que un solo sufragio podrá ser definitivo. La coordinadora nacional adjunta del FMLN, Luz Estrella Rodríguez, declaró que más de 200.000 personas afines a su partido cumplirían diferentes funciones en los centros de votación y otras actividades como el transporte gratuito de votantes. "El ambiente que se siente en el pueblo es de un triunfo electoral", sostuvo, y se declaró esperanzada en que en El Salvador se dé "un cambio" una vez que se conozcan los resultados. Al cierre de esta edición aún no había aún recuento oficial.

Por su parte, Adolfo Torres, gerente general para San Salvador por el partido Arena, declaró que las condiciones en el país están dadas para que la jornada se desarrollara dentro de un "ambiente sano" y de "mucho patriotismo". También destacó que todos los partidos conservadores están "unidos" en torno a Ávila. ARENA y el FMLN son las únicas fuerzas políticas en la contienda, después de que el Partido de Conciliación Nacional (PCN) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) retiraran sus fórmulas a la presidencia. "Nosotros estamos tranquilos, sabemos que el Gobierno de El Salvador es garante de la seguridad", agregó.

La administración del mandatario Elías Antonio Saca, quien pertenece al partido ARENA, activó un plan de seguridad en el que participan unos 18.000 policías y 2.000 soldados. Tanto Funes como Ávila recordaron a los medios de comunicación a que respetarán los resultados de las urnas. "Yo acepto los resultados de una elección transparente y equitativa. No tengo porqué cuestionar o rechazar esos resultados", aseguró Funes aunque señaló que no ve "en el ambiente" un escenario de derrota para su partido. Ávila sostuvo, por su parte, que está dispuesto a aceptar "cualquier resultado, si éste se da como reflejo soberano del pueblo".

  • 1