martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

La explosión se oyó en los pueblos vecinos y el dueño estaba en la nave

Según los vecinos, los operarios fallecidos eran menores de 45 años y tenían niños pequeños.

el 03 jun 2010 / 13:55 h.

TAGS:

La explosión registrada hoy en la pirotecnia de Benacazón (Sevilla), en la que han muerto cuatro personas y otra sufre graves quemaduras, se oyó en los pueblos vecinos, según testigos presenciales, que han indicado que el dueño de la empresa estaba trabajando cuando se produjo el accidente.

Los operarios fallecidos eran menores de 45 años y tenían niños pequeños, según los vecinos, que se han acercado consternados hasta el lugar del accidente, donde se están viviendo momentos de tensión y los medios de comunicación tienen dificultades para conocer detalles del siniestro.

Un hermano de uno de los operarios ha dicho a Efe que había advertido a su familiar del peligro y, entre sollozos, ha subrayado: "Yo se lo estaba diciendo, niño deja los cohetes y no me hacía caso, porque el pobre tenía que comer. Esto siempre pasa a los más pobres, a los más desgraciados".

Otro de los familiares ha precisado a Efe que les daba mucho miedo que trabajara en la fábrica, pero además de que le gustaba es que "en estos tiempo de crisis, parece que la fábrica iba adelante. Hoy, cuando ya estamos planificando las vacaciones a ver si podíamos coger unos días".

Dos horas después de producirse la explosión, los bomberos han conseguido apagar las llamas de la nave afectada, que se ha derrumbado, por lo que ha sido necesario desescombrarla para recuperar los cuerpos.

Mientras tanto, la Guardia Civil mantiene la zona acordonada por seguridad y cuando terminen las labores de los bomberos se desplazará hasta el lugar un equipo de TEDAX de desactivación, junto con miembros de la Policía Judicial, para intentar localizar el foco y la trayectoria de la explosión para empezar las investigaciones de las causas, según ha indicado a Efe un portavoz del instituto Armado.

El juez de guardia, junto al secretario judicial y al forense, se encuentran en el lugar del accidente para el levantamiento de los cadáveres, mientras que la Guardia Civil trata de calmar los ánimos de los familiares, que quieren acceder al sitio en el que se encontraba la fábrica.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, se ha desplazado a Benacazón junto a varios mandos de la Guardia Civil y concejales de esta población sevillana, a la que está previsto que se desplace también a primeras horas de la tarde el consejero de Empleo, Manuel Recio.

  • 1