Local

'La Expo de Sevilla es un referente para la de Zaragoza'

El comisario de la Expo, Emilio Fernández-Castaño, ve en la muestra una oportunidad para conocer Aragón "desde los Pirineos hasta Teruel". Además, ha reconocido el "éxito extraordinario" de la Expo de Sevilla, y ha añadido que sirvió para situar a España a la cabeza del sur de Europa.

el 15 sep 2009 / 06:19 h.

TAGS:

Hoy arranca la Expo son una previsión inicial de 3,6 millones de visitas. Tras el éxito del ensayo general, ¿Cree que se rebasará?

Ahora creemos que esta cifra se duplicará. Por lo menos, es lo que nos dice Expo Agua, la sociedad que gestiona la muestra. Los pases han tenido mucho éxito y ya se han comprado muchas entradas para regalárselas a los parientes. La respuesta ha sido muy positiva y no sólo en Aragón.

El punto negativo lo ha puesto la huelga de transporte. ¿En qué medida ha afectado?

Nos hemos encontrado con dificultades en algunos casos concretos. Pero también es verdad que otros los hemos resuelto. Como casi todo ya estaba aquí, ha afectado a las cosas pequeñas, que por otro lado son las más valiosas: algunas de las especies más frágiles del acuario fluvial están aún retenidas fuera de Zaragoza, así como ciertas obras de arte importantes están bloqueadas a la entrada de España. También tengo que decir que el paro nos ha hecho algunas excepciones.

Otro de los problemas ha sido la inusual crecida del Ebro.

Sí. Hemos tenido una lluvia en mayo y en junio, hasta hace dos días, sin precedentes. Esto sí que ha complicado las últimas tareas en el recinto, como el asfaltado y la pintura. Al mismo tiempo, en otras zonas de la cuenca del Ebro ha aumentado el caudal hasta amenazar algunas de las instalaciones más próximas al río integradas en el escenario del espectáculo inaugural. Así que lo hemos tenido que sustituir. La única ventaja que vemos en todo esto es que el agua ha puesto a prueba a la organización, y ésta ha salido airosa. Además, ha elevado la temperatura emocional porque la gente se ha sentido más próxima a la Expo cuando ha visto las dificultades.

¿Es cierto que Zaragoza ha vivido, hasta ahora, de espaldas a su río?

Como en otras tantas ciudades. La Expo del 92 también hizo que en el Guadalquivir se centrase la belleza. Y sirvió para que se desmontase uno de los obstáculos de la ciudad, porque el río separaba una de las márgenes de Sevilla, en la Isla de la Cartuja. Zaragoza no vivía de espaldas a su río, pero sí era su límite aunque existiera barrios al norte del Ebro. Y ahora ha pasado a ser el eje de la ciudad, que ha ganado una ribera llena de espacios verdes.

¿Cree que la Expo de Sevilla ha marcado un referente para la de Zaragoza?

Sin duda. Ha marcado un referente en el mundo porque se habla de un antes y después de la Expo de Sevilla. Fue un éxito extraordinario, una palanca que impulsó las infraestructuras al sur de España, sobre todo, de la alta velocidad. Es más, sirvió para situar a España a la cabeza del sur de Europa. Ahora Zaragoza también ha reconocido el esfuerzo del Estado para poner al día el AVE entre Barcelona y Madrid y la autopista a Valencia por Teruel.

¿Y qué va a encontrar el visitante en la muestra?

Sorpresas, porque no es lo mismo contarlo que vivirlo. El argumento central, que se repite en todo, es el agua y el desarrollo sostenible. Trataremos de informar al ciudadano y convertirlo en protagonista de la Expo.

Uno de los fines del evento es la Carta de Zaragoza, para el uso racional del agua. ¿Qué compromisos debería incluir?

No me gustaría avanzarlo, porque no lo hacemos solos; es un consenso entre 105 países.

Pero algunos tan relevantes como EEUU y Reino Unido no firmarán el escrito porque se han ausentado de la Expo.

Pero no es un problema, porque el convenio no es vinculante. La Expo es una expresión de cooperación voluntaria; quien quiere compartirla, bienvenido sea y quien no, es igualmente respetable.

¿Y los pabellones de estos países, son efímeros?

El interior de los pabellones de los países y las plazas temáticas sí son efímeras. Pero no el recinto, que el próximo año quedará al servicio de Zaragoza como espacio empresarial, quizás, con alguna representación institucional.

¿Hay ya balance de cómo impulsará la Expo el turismo?

Todavía es pronto, pero lo que está claro es que Zaragoza no se había convertido hasta ahora en destino internacional. Sí gracias a General Motors y a otras empresas hemos sido ciudad de negocio. Y dado que hemos aumentado la oferta hotelera, invito a todos los españoles a que vengan a conocer Aragón.

  • 1