sábado, 20 abril 2019
10:05
, última actualización
Local

La Expo de Shanghái intentará que los visitantes locales no acudan en pijama

El uso de esta prenda es casi una tradición local instaurada en la ciudad a finales de los 80.

el 18 ene 2010 / 08:13 h.

TAGS:

Pasear por la calle en pijama es una arraigada costumbre entre los habitantes de Shanghái, que este año acoge la Exposición Universal 2010, pero campañas publicitarias y voluntarios intentarán convencer a los locales que visiten el recinto de que no lo hagan con esa ropa, señaló hoy la organización.

"Intentaremos aumentar las campañas de publicidad para decirle a la gente que no es apropiado, pero también pedimos tolerancia sobre este tema" ya que el uso de pijama es casi una tradición local, subrayó el teniente de alcalde de Shanghái y subdirector del Comité Organizador de la Expo 2010, Yang Xiong.

Yang expuso que esta costumbre, nacida a finales de los 80 y a principios de los 90, "está cambiando y ahora menos gente se pasea en pijama", pero que todavía persiste, por lo que no se descarta ver a alguien con ese atuendo en el recinto de la que quiere ser la mayor Expo Universal de la historia.

Según contó el responsable municipal, la costumbre se explica en que hace unas décadas los habitantes de la ciudad vivían en casas de una sola habitación, sin baño y muy reducidas (unos cuatro o cinco metros cuadrados por persona), por lo que no había mucha intimidad para cambiarse en la vivienda y algunos pasaban en pijama todo el día, dentro y fuera de casa.

Además, relató Yang, el pijama en los años 80 era una prenda nueva llegada de Occidente, "símbolo de cierto estatus social, por lo que algunos al ir con ella fuera de casa incluso presumían de su buena condición económica".

El teniente de alcalde shanghainés celebró junto a otro miembro del Comité Organizador, Wang Jinzhen, una conferencia en Pekín para detallar los preparativos de cara a la Expo 2010, que se celebrará del 1 de mayo al 31 de octubre en Shanghái y espera atraer a más de 70 millones de personas.

Wang y Yang también subrayaron los esfuerzos de la organización para intentar que todos los carteles en el recinto ferial estén escritos en correcto inglés, pese a que en toda China muchas veces se cometen errores gramaticales o traducciones sui generis, dando lugar a lo que se conoce como "chinglish".

Wang, no obstante, defendió el "chinglish de Shanghái" como una forma cultural característica de la ciudad, que tuvo una importante colonia europea a principios del siglo XX y vuelve a ser una urbe cosmopolita.

"La gente comienza a aceptar expresiones que provienen del chinglish, por ejemplo el 'long time no see' ('cuánto tiempo sin verte')", destacó Wang.

Para reducir el "chinglish" en la Expo 2010, Shanghái ha contratado a expertos y académicos con el fin de que haya buenas traducciones de los miles de rótulos y carteles que habrá en la exposición.

  • 1