Economía

La exportadora China, en déficit

Registra, después de 6 años, un saldo negativo en su balanza comercial en marzo.

el 10 abr 2010 / 19:25 h.

El comercio exterior de China, el país que más exporta en el mundo, fue deficitario en el mes de marzo, un hecho que no se producía desde hace seis años y que podría ser utilizado por la tercera economía mundial para mantener estable el yuan, su moneda, pese a las presiones de EEUU para que lo revalúe.

Aunque aún es pronto para saber si se trata de un dato puntual o un cambio de tendencia, el hecho ha sido muy destacado por los economistas, dada la tradicional visión de China como un país consagrado a la exportación y de difícil entrada para las importaciones por las barreras comerciales.

Según la Administración General de Aduanas, la balanza comercial china fue deficitaria en marzo en 7.240 millones de dólares (5.360 millones de euros).

El comercio bilateral del país asiático ascendió ese mes a 231.460 millones de dólares (171.400 millones de euros), lo que supone un aumento del 42,8% respecto a marzo de 2009.

Las exportaciones en el tercer mes del año ascendieron a 112.110 millones de dólares (83.000 millones de euros), un 24,3% más que en marzo de 2009, mientras que las importaciones totalizaron 119.350 millones de dólares (88.400 millones de euros), con una subida del 66%.

La última vez que las importaciones habían sido superiores a las exportaciones en la fábrica del mundo china había sido en abril de 2004 (2.260 millones de dólares, 1.670 millones de euros).

Pese a la novedad, el total acumulado entre enero y marzo de 2010 sigue ofreciendo una balanza positiva para China de 14.490 millones de dólares (10.700 millones de euros), aunque este superávit es un 76,7% menor que en igual periodo de 2009.

En febrero, el comercio chino todavía había mostrado un superávit de 7.600 millones de dólares (5.600 millones de euros), pero economistas y el propio Gobierno chino ya habían advertido de que en el tercer mes del año la tendencia se podría revertir.

La Administración de Aduanas chinas atribuyó el cambio a la bajada de precios de productos en industrias intensivas de mano de obra (manufacturas de bajo precio y bajo valor añadido, en las que descansó la economía china durante años).

A ello se unió, añadió, el "esfuerzo de China por incrementar las importaciones en el contexto de la crisis económica global", así como el aumento de precio de algunos productos elaborados.

No obstante, señalaron en su informe que el dato "no es un signo de recesión" y que se mantendrá un "equilibrio básico" en la balanza comercial.

La noticia llega en un momento muy oportuno para el Gobierno chino, que podría usar el dato para defender su política de no revalorizar el yuan, pese a las presiones de EEUU. El Tesoro estadounidense prepara un informe para determinar si China está o no manipulando la cotización del yuan (en caso afirmativo, ello abriría la puerta a posibles sanciones económicas por parte de Washington), aunque en un gesto a Pekín, el resultado de este informe se pospuso.

La anterior Administración estadounidense de George W. Bush, presionó durante años a China para que revaluara su moneda, lo que cristalizó en 2005 con una ligera liberalización del yuan que permitió que durante tres años éste aumentara un 20% su valor con respecto al dólar.

Las fricciones han vuelto, sin embargo, con la llegada al poder de Obama, quien fijó como uno de los objetivos de su política económica reanudar las presiones contra Pekín. Más cuando, a raíz de la crisis financiera estadounidense (otoño de 2008), Pekín volvió a "pegar" el valor de su moneda al del dólar, por lo que apenas ha variado la tasa de cambio en este periodo.

En 2009, China superó a Alemania como mayor exportador mundial, y su superávit comercial con las grandes economías occidentales (EEUU y la UE) le ha valido continuas fricciones con Washington y Bruselas.

Según las cifras de ayer, China mantuvo en marzo esos superávit, aunque el que mantiene con EEUU bajó un 3,5% interanual y el de la UE un 13,1%.

  • 1