La expresidenta de Invercaria se siente "daño colateral" de una estrategia impulsada por el PP contra la Junta

el 11 mar 2012 / 14:24 h.

La expresidenta de la empresa pública de inversión y capital  riesgo de la Junta de Andalucía (Invercaria) Laura Gómiz, demandada  por el exdirector de Promoción de dicha entidad, Cristóbal Cantos,  por "despido nulo y vulneración de derechos fundamentales", se ha  definido este domingo como un "daño colateral" de una estrategia "con  intereses políticos" que tendría al PP como "verdugo", a la Junta de  Andalucía como "víctima" y a Cantos como "instrumento" de los  'populares'.

Así lo ha señalado Gómiz en el transcurso de una entrevista en la  Cadena SER recogida en Europa Press, después de que este viernes el  Ministerio Fiscal solicitase la desestimación de la demanda  presentada por el exdirector de Promoción en la vista oral que se  celebró en el juzgado de lo Social número 2 de Sevilla, y en la que  también se admitió como prueba una grabación aportada por el propio  Cantos de una conversación con Gómiz en las que ésta, presuntamente,  le ordena que redacte informes con fechas y datos falsos sobre ayudas  ya concedidas.

En dicha entrevista, la expresidenta de Invercaria, que asegura  que dimitió cuando supo de la existencia de la referida grabación,  que considera "manipulada", para "evitar el daño" que temía que ésta  pudiera ocasionarle a la organización que presidía y a sí misma, se  ha mostrado satisfecha por el resultado de la vista oral de este  viernes, toda vez que en ella, a su juicio, "se pudo demostrar que  las conversaciones están manipuladas".

Además, ha insistido en defender el procedimiento de concesión de  las ayudas que se seguía en Invercaria y se ha definido como una  "persona íntegra". En esta línea, ha justificado el despido de Cantos  en un descenso de su rendimiento, ya que, según ha señalado, "dejaba  las cosas a medias" y "no aportaba proyectos".

Por último, Gómiz ha mostrado su convencimiento de que el  exdirector de Promoción "grabó las conversaciones y luego forzó su  despido para aportarlas a un procedimiento laboral, el único en el  que de forma inmediata se pueden aportar", todo ello antes de  "filtrarlas a la prensa". "Confío en que haya justicia y se difunda  la verdad, mi verdad", ha concluido.

  • 1