Local

La falta de inversores obliga a Astilleros a suspender pagos

Se abre ahora la necesidad de una sustancial quita de los acreedores

el 18 oct 2010 / 19:49 h.

TAGS:

De nada le ha servido el plazo dado por el juez para evitar suspender pagos y hacer frente a las deudas. Astilleros de Sevilla solicitó ayer el concurso voluntario de acreedores sin haber puesto al día sus cuentas ni haber encontrado un inversor que garantice la viabilidad de la industria naval hispalense. Y eso que desde que el entonces propietario de los astilleros de Huelva y Sevilla pidiera al juzgado de lo Mercantil ese blindaje durante tres meses (al final han sido cuatro) frente a los acreedores -en noviembre-, la situación ha cambiado, ya que la Junta ha tomado las riendas de la factoría y la solicitud fue aceptada en junio, cuando ya había cambiado de manos.

Ni siquiera este relevo le ha permitido alcanzar un acuerdo para evitar la actual situación, aunque sí ha protegido a la empresa ante entidades que pudieran reclamar el pago de su deuda, como ya hizo la firma gallega Talleres y Aplicaciones del Eume, que hace varios meses presentó una solicitud de concurso necesario, que se paralizó al aplicarse el artículo 5.3 de la Ley Concursal, que da la posibilidad a las empresas de negociar con los acreedores, en concreto, tres meses para buscar soluciones y uno para ponerlo en práctica.

Hace un mes, fuentes cercanas al proceso, que admitieron estar preparando la documentación para presentar la antiguamente denominada suspensión de pagos, aseguraron que "este concurso voluntario permitiría ir más allá de la prórroga de mediados de octubre para poner en marcha un posible plan industrial".

En este sentido, fuentes del comité de empresa no se mostraron ayer especialmente negativas ante este escenario, "ya que era algo que se sabía y estaba ya anunciado", como confirmaron otras fuentes cercanas al proceso. Esto se debe a que en estos momentos "no tememos por la liquidación del astillero", sobre todo después de que la Junta haya garantizado la continuidad de la industria naval hispalense a pesar de que la solución dada para la factoría onubense haya sido el cierre y el acuerdo con los trabajadores a través de prejubilaciones, indemnizaciones y recolocaciones.

"Nos han asegurado que este proceso se va a utilizar para buscar soluciones y evitar la liquidación, aunque la realidad la veremos dentro de poco, y también si todas las promesas que se han realizado últimamente son verdad", añadieron las fuentes.

Un año de incertidumbre. Y es que este paso es sólo uno más en un año cargado de incertidumbre para los trabajadores de la factoría hispalense. En otoño pasado las empresas auxiliares comenzaron a abandonar las instalaciones del astillero debido a los impagos que venían sufriendo desde antes de verano.

De hecho, fue en noviembre cuando la compañía naval reconoció su insolvencia en la comunicación al juzgado de lo mercantil, en un documento en el que también recogía que se había iniciado una negociación con los acreedores para propiciar un acuerdo de refinanciación que llevaba aparejado un plan de viabilidad.

Hace unas semanas el comité de empresa señaló que el astillero necesita una inversión de 30 millones de euros para volver a la actividad, algo que sería inmediato, ya que la factoría tiene pendiente la entrega de tres encargos: un ferry y dos dos barcos de apoyo a plataformas petrolíferas, los denominados off-shore.

La Junta defiende la viabilidad de la factoría 

El Gobierno andaluz defendió ayer como "apuesta de futuro" el acuerdo logrado con la plantilla que aboca al cierre de Astilleros de Huelva, con prejubilaciones, indemnizaciones y recolocaciones, y cree que los de Sevilla "tienen posibilidades de viabilidad de futuro" y sigue "trabajando" para buscar "soluciones". Así lo explicó el consejero de Empleo de la Junta, Manuel Recio, que destacó que el acuerdo ratificado por la plantilla de Astilleros de Huelva "está en vigor", aunque la empresa está inmersa "en una situación judicial y será el juez quien finalmente determine". 

  • 1