Local

La falta de medios provoca retrasos el control de plagas de ratas

En una semana los vecinos del Cerro del Águila y de Los Bermejales han alzado la voz: hay plagas de ratas e insectos y los servicios municipales no actúan. La razón: la falta de personal. Sólo hay un equipo con tres operarios para toda la ciudad.

el 15 sep 2009 / 09:44 h.

TAGS:

En una semana los vecinos del Cerro del Águila y de Los Bermejales han alzado la voz: hay plagas de ratas e insectos y los servicios municipales no actúan. La razón: la falta de personal. Sólo hay un equipo con tres operarios para toda la ciudad. Las denuncias se acumulan. Y la intervención tarda más de un mes en producirse.

Las plagas de insectos y de ratas se multiplican en los meses de verano. En este periodo aumentan las llamadas a los servicios municipales de vecinos de barrios que, como el Cerro del Águila o Los Bermejales, advierten al Ayuntamiento de los problemas sanitarios que se producen en estos meses.

Sin embargo, el personal del laboratorio municipal -ya de por sí insuficiente, según advierten los sindicatos- se ve sensiblemente mermado a partir del mes de julio. En la primera quincena de agosto, según confirmaron fuentes municipales, sólo hay un equipo en la ciudad con dos ayudantes, un oficial y un conductor. En el mes de julio han sido dos las unidades que han trabajado. El resto del año son tres los equipos de trabajo.

La situación no es nueva. Las carencias del laboratorio municipal y el aumento de la demanda en el periodo estival ya obligaron en 2007 a suspender las intervenciones en los domicilios particulares. Pese a que es el periodo con más denuncias, los servicios municipales tienen orden de priorizar la atención en los colegios e instalaciones públicas. Esta línea de actuación se mantiene este año.

Pero la situación es ahora incluso peor. Según informaron fuentes sindicales, sólo hay un conductor de los seis con los que cuenta el laboratorio municipal. Éste no sólo tiene que cubrir los servicios de los equipos de desratización y desinsectación. También los de recogida de animales, de forma que no se pueden cubrir las dos prestaciones. A esta situación se añade que no hay un oficial de primera al mando de las actuaciones, sino uno de menor categoría al que se le ha encargado esta responsabilidad.

El sindicato UGT subraya además que el Ayuntamiento ha reducido los recursos del laboratorio municipal a lo largo de los últimos años, de forma que en 2008 no se han cubierto ni las bajas ni las vacantes. En ejercicios anteriores, según estas mismas fuentes, la plantilla se reforzó en el periodo estival con cuatro peones. Este año los refuerzos han sido la mitad.

El resultado de esta reducción es el balance que realiza el personal del laboratorio de la enorme lista de espera. El 30 de julio, según estas fuentes, había 400 demandas de ciudadanos que requerían los servicios del laboratorio sin atender, una cifra que ha aumentado en el mes de agosto, cuando los recursos son más escasos.

De hecho, el Ayuntamiento ha optado por seleccionar sus actuaciones durante el verano. No se realizan las campañas periódicas de desratización y desinsectación en las zonas habituales y apenas se prestan servicios en la vía pública -estos son gratuitos- o en los domicilios privados -en este caso las labores se realizan previo pago de una tasa establecida en las ordenanzas fiscales municipales-.

Pese a esto, el calor del verano tiende a incrementar la problemas de plagas en barrios y en edificios de la ciudad. La tendencia detectada por los técnicos municipales es la de que en este periodo se multipliquen los problemas con las cucarachas y ratas, aunque éstas últimas también proliferan en otoño. Pese a que en zonas como el Centro se han multiplicado las actuaciones en los últimos años, en el laboratorio municipal no hay constancia de que haya una relación entre el incremento de la presencia de insectos y las obras.

La falta de respuesta y el aumento de las plagas ha provocado el malestar de numerosos barrios de la ciudad, así como del propio personal del servicio que no logra cubrir toda la demanda existente. El crecimiento de la ciudad y las mayores exigencias higiénicas de los ciudadanos han disparado la demanda de intervenciones de los servicios municipales, hecho que no se ha visto compensado con un incremento del personal disponible.

El caso de los vecinos del Cerro del Águila es paradigmático. Según confirmaron fuentes municipales, el laboratorio municipal recibió la primera denuncia por la presencia de ratas en esta zona el pasado 8 de julio. Ha transcurrido más de un mes. Los vecinos han protestado públicamente. Pero aún no hay respuesta ni fecha para intervenir.

  • 1