martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

La falta de policías obliga a los agentes de paisano a patrullar

El sindicato Sppme alerta de una reducción del 50% las noches de fin de semana

el 22 jul 2010 / 20:56 h.

TAGS:

La falta de dinero para pagar horas extras a los policías locales está provocando los primeros dolores de cabeza: como los agentes no quieren hacerlas porque no las van a cobrar, las noches de los fines de semana el número de patrulleros en las calles se reducirá a la mitad, lo que ha llevado a la Jefatura a pedir a los efectivos de paisano que el fin de semana vayan a trabajar de uniforme para ponerlos a patrullar, una medida inédita en el cuerpo.

Es lo que se ha ordenado a los policías del Grupo Giralda, dedicado a controlar las zonas turísticas; el Diana, que lucha contra los malos tratos; la Unidad Fiscal, que vigila la venta ambulante; la Línea Verde, que controla las licencias de locales y el ruido, e incluso los escoltas, algo nunca visto, que ha generado situaciones cuando poco curiosas. Por ejemplo, como ninguno tiene uniforme en casa porque no lo usan, todos deberán acudir hoy por la mañana a buscarlo a la Jefatura. Por no hablar de que hay policías que llevan muchos años en estas unidades sin enfrentarse a un atestado de tráfico y tendrán que ponerse al día sobre la marcha. O de que la labor que cubren esos grupos quedará desatendida.

El problema es que los servicios de la Policía Local se montan desde hace años con un elevado número de agentes convocados con planes de productividad -horas extra-, de forma que, si no hay voluntarios, se pierde a la mitad del personal. Así lo ha podido comprobar este periódico comparando las órdenes de servicio de este fin de semana con las de los dos anteriores.

La madrugada del sábado sólo trabajarán siete patrulleros reales -14 policías-, frente a los 15 patrulleros -30 agentes- del primer fin de semana de este mes, y el domingo las cifras son similares. El resto es personal no operativo como vigilantes de edificios o el servicio de radiotransmisión. También hay jefes que habitualmente no se dedican a patrullar las calles, aunque este fin de semana podrían tener que hacerlo teniendo en cuenta que la Velá de Triana demanda muchos policías.

Por lo pronto, la orden especifica a los agentes que trabajarán esos días que "con independencia de la unidad a la que pertenezcan, el servicio se prestará con el uniforme reglamentario", detallando que se habla de la "gorra tipo béisbol, el polo bicolor, el pantalón, los calcetines y los zapatos reglamentarios", una directriz que nunca aparece en las órdenes de servicio, ya que sería absolutamente innecesaria de no ser porque entre los convocados hay agentes de los citados grupos de paisano. Y se les llama a la oficina de gestión de atestados "para que el jefe de turno les indique el servicio a prestar".
El sábado por la mañana es el día en que más policías hay convocados, bastantes para sacar a la calle 12 patrulleros -restando a los seis mandos-, ya que se celebra una carrera ciclista dentro de las actividades de la Velá.

El sábado por la tarde, hasta cuatro policías del Giralda trabajarán juntos en servicios rutinarios en vez de dedicarse a su labor cotidiana, en la que se relacionan con los comerciantes y hosteleros del Centro, vestidos de paisano. Desde hace tiempo, el grupo tiene un turno especial de seis de la tarde a dos de la madrugada los fines de semana para vigilar la seguridad de las zonas turísticas en las horas posteriores a la cena, ya que hay muchos visitantes de copas a esas horas. Ese turno, que se convocaba con horas extras, ha sido eliminado, como lo ha sido el servicio contra la botellona de los jueves, que ayer, por primera vez desde hace más de un año, no tenía personal.

A preguntas de este periódico, el Ayuntamiento se limitó a asegurar que este fin de semana "todos los servicios programados están garantizados", aunque sin precisar cómo ni responder a ninguna pregunta.

El sindicato profesional, Sppme, ve el origen del problema en un abuso de las horas extra -se ha llegado a llamar a 200 policías por fin de semana cuando el tope eran 60- y en que hace cuatro años que no entran nuevos agentes en la plantilla, y alerta de que la situación irá a peor con los eventos previstos en lo que queda de año. El más próximo, la Vuelta Ciclista a España, en agosto.

  • 1