Local

La falta de policías para controlar las obras obliga a comprar sus descansos

El Ayuntamiento necesita policías locales para controlar las molestias causadas por las obras en la ciudad. Ayer, ofreció a los agentes comprarles los descansos para no tener que mermar otros servicios. El plan, que costaría 400.000 euros hasta diciembre, fue rechazado por el sindicato mayoritario.

el 16 sep 2009 / 08:25 h.

TAGS:

J. Alonso /R. Velis

El Ayuntamiento necesita policías locales para controlar las molestias causadas por las obras en la ciudad. Ayer, ofreció a los agentes comprarles los descansos para no tener que mermar otros servicios. El plan, que costaría 400.000 euros hasta diciembre, fue rechazado por el sindicato mayoritario.

El elevado número de obras existentes en la ciudad por el Plan 8.000 y el Proteja (las más importantes como el Metrocentro y los pasos inferiores están a punto de empezar) han obligado a la Policía Local a diseñar un plan especial que coincide con las vacaciones de una tercera parte de la plantilla. El Ayuntamiento quiere que haya un grupo de unos 35 policías (en dos turnos de 14 agentes y dos oficiales) en la calle sólo para controlar las molestias que provocan las obras. El problema es el coste que tendrá este sistema: bien una disminución importante de los policías en otros servicios, bien un elevado desembolso económico. Tras la ruptura ayer de las negociaciones con los sindicatos, el plan queda pendiente de una próxima reunión, ya que el Ayuntamiento quiere que se lleve a cabo con el consenso de la plantilla.

La Delegación de Convivencia y Seguridad tenía una propuesta económica: comprar descansos para poder activar el dispositivo especial. El precio es el mismo que los turnos de servicios especiales, como el de las noches de los fines de semana, pese a que se realizaría el trabajo en horario laboral, no en fines de semana ni noches: 192 euros por día y persona. Una oferta que implica un desembolso económico de 134.000 euros al mes hasta el mes de diciembre. Casi 400.000 euros en total, aunque el servicio se podría prorrogar hasta el 2010 "si se mantienen las circunstancias que justificaron su aprobación".

Según fuentes consultadas, el Sppme rechazó esta oferta por considerar escasa la cuantía, lo que llevó al Consistorio a retirarla con el argumento de que no se aprobaría sin consenso. Fuentes municipales aseguran que la prioridad es comprar los descansos -lo que para los agentes supondría un extra de casi 962 euros a cambio de no descansar en todo el mes- de ahí que vayan a intentar un nuevo acercamiento, pese a que no están por la labor de desembolsar una cantidad mayor. Ante esta situación, si no se alcanza un acuerdo en los próximos días, el dispositivo se activará pero recortando los servicios que presta la Policía Local. En la misma propuesta firmada por el jefe de la Policía Local, José Aulet, se admiten los efectos que puede tener sobre el servicio: "Las obras generarán una demanda a la que no es posible dar cobertura sin que quede perjudicado el desarrollo y funcionamiento de la ciudad, ya de por sí bastante ajustado por el incremento en los servicios, cada vez más numerosos que se nos demandan".

Según las conclusiones de la reunión de ayer, ésta es la situación que se generará a partir del inicio de este dispositivo. Las obras obligarán a reducir el número de agentes en labores de seguridad y control del tráfico, aunque ayer desde el Ayuntamiento se insistía en que el servicio al ciudadano sería el mismo.

UGT propone igualar la productividad de los trabajadores

En la reunión de ayer no sólo no hubo unanimidad entre sindicatos y Ayuntamiento, sino también entre las propias organizaciones. UGT sí dio su respaldo a una propuesta con la que destacan el importante ingreso que supondría para los agentes, cercano a los 962 euros mensuales.

La única condición que puso el sindicato fue que en un futuro se revisen y negocien las productividades de las diferentes categorías de los trabajadores municipales. En la actualidad, los servicios extras que realizan los policías se pagan a casi 192 euros por día y persona, mientras que otros empleados del Ayuntamiento, con la misma categoría que los agentes, cobran 240 euros. De ahí, que el sindicato haya solicitado que se revise e iguale la productividad para evitar "agravios comparativos", según explicaron fuentes de UGT.

El sindicato de policías fue el que rechazó la propuesta, lo que impidió que se cerrara el acuerdo porque el delegado de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Alfonso Mir, puso como premisa el consenso. Para UGT, Mir pide "una unanimidad antidemocrática", cuando para otras decisiones sobre otros programas "no ha contemplado esa unanimidad", sino que simplemente "lo ha impuesto". Por ello, para el sindicato bajo este intento de unidad se esconde "una clara voluntad de fracaso del plan" para evitar pagar los 400.000 euros que le costará al Ayuntamiento el dispositivo, "a costa de mermar los servicios al ciudadano".

Según fuentes de UGT, con esta actitud "Mir ha llevado al fracaso la reunión antes de que se produjera porque sabía que no todos los sindicatos iban a aceptar el acuerdo, dando marcha atrás con la excusa del consenso".

El sindicato, además de racionalizar los planes de productividad, "cada vez más numerosos", ha exigido también un aumento de la plantilla de la Policía Local, "muy mermada, como demuestra que se vayan a perder servicios para poder atender un nuevo dispositivo".

  • 1