Local

La falta de pruebas obliga a la Fiscalía a archivar el 75% de las denuncias por bebés robados

El fiscal ha investigado 116 casos, de los que ya ha dado por cerradas las pesquisas de 87

el 20 abr 2014 / 22:30 h.

TAGS:

Tres años después de que la Fiscalía de Sevilla comenzara a recibir las primera denuncias por casos de bebés supuestamente robados, la falta de pruebas ha llevado a dar carpetazo al 75 por ciento del más de centenar de denuncias que han recibido en este tiempo. La investigación se está centrando ahora en aquellos asuntos, casi una veintena, en los que no se ha localizado la certificación de inhumación de los cuerpos de los recién nacidos en el registro del cementerio. Por la mesa del fiscal designado para investigar esta supuesta sustracción de menores, José Escudero, han pasado 116 denuncias, de las que aún quedan una treintena en investigación. bebes-robadosFuentes del Ministerio Público explicaron que en estos tres años se han archivado 87 casos, todos ellos «por falta de pruebas». Las primeras denuncias a las que hubo que dar carpetazo eran las más evidentes, las que estaba más claro que sería difícil encontrar algún dato que pudiera hacer pensar en la existencia de algún indicio de criminalidad. Luego fue el turno, según las mismas fuentes, de aquellas en las que se podía albergar la esperanza de encontrar datos en los que apoyarse. Ahora la investigación se centra en casi una veintena de casos en los que no se ha localizado en los archivos del cementerio el certificado de inhumación de los cadáveres de los bebés. Además, hay unos tres más cuyas pesquisas pueden ser «complicadas». Junto con el fiscal, en estos casos está trabajando una agente del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que desde hace tres años está dedicada en exclusividad a este asunto. La policía está centrada en buscar datos que corroboren si tras esa falta de documentos puede acreditarse algún robo o si simplemente se trata de un error administrativo. Todos estos casos se corresponden con niños que nacieron en el Hospital de las Cinco Llagas, algunos de ellos hace más de 50 años, «lo que lo complica todo porque hay que localizar dónde están los archivos y porque entonces no se llevaban los registros con la exactitud de ahora», señalan las fuentes. Entre las pesquisas que está llevando a cabo la agente está la búsqueda de las entidades funerarias que entonces trabajaban con el hospital para indagar en sus archivos y localizar si aún queda vivo alguien que pueda contar algo. También se busca en los archivos de la Universidad por si había algún registro con el que se pudiera acreditar que los bebés fallecidos eran donados para las prácticas de futuros sanitarios. Se está tomando declaración a varios facultativos, en toda la investigación se han interrogado a «unos 20 o 30 médicos», pero el problema con el que se están encontrando en la investigación es que muchos de ellos ya han fallecido. No obstante, estas pesquisas aún no se han terminado y se sigue buscado documentos que puedan dar una explicación a lo ocurrido. En este tiempo, la Policía también se ha encontrado con que en el cementerio hay niños enterrados sin identificar, y que sólo consta en el certificado de inhumación que es un feto, pero sin dar los nombres de los padres. Pero la principal dificultad con la que se encuentran es el paso del tiempo, pues en algunos casos han pasado hasta 60 años y ya incluso se han destruido archivos. No obstante la agente encargada ha buscado los documentos de hospitales en varios organismos e instituciones, como por ejemplo la Diputación. En este tiempo también se ha llevado a cabo la exhumación de tres cuerpos, que sí estaban identificados sus enterramientos, sin que tampoco se hayan logrado resultados.

  • 1