Local

La familia de Marta pide que declaren seis policías en la nueva causa contra Miguel Carcaño

Miguel insistió en que él "nunca ha dicho" que el cuerpo se encuentre en la escombrera de Camas donde la Policía Nacional buscó varios meses.

el 29 sep 2014 / 14:32 h.

TAGS:

La familia de Marta del Castillo ha solicitado al juez de  Instrucción número 4 de Sevilla que llame a declarar a seis agentes  de la Policía Nacional dentro de la causa abierta contra Miguel  Carcaño por un nuevo delito contra la integridad moral derivado del  daño causado a la familia de la joven con su penúltima versión de los  hechos, cuando aseguró que fue su hermano, Francisco Javier Delgado,  quien la mató tras golpearla con la culata de una pistola y que,  posteriormente, la enterraron en la finca 'Majaloba' de La  Rinconada. En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de  que la abogada de los padres de Marta del Castillo, Inmaculada  Torres, ha elevado un escrito al Juzgado en el que solicita al juez  Francisco de Asís Molina la práctica de una serie de diligencias,  entre ellas que declaren como testigos seis policías que han  participado en la investigación del caso y a quienes Carcaño habría  revelado su nueva versión de los hechos. Al hilo de ello, fuentes judiciales han indicado a Europa Press  que, una vez recibido el escrito, el juez dio traslado del mismo el  pasado viernes al fiscal del caso, quien estudiará a lo largo de esta  semana la petición realizada por la familia, y adelantada este lunes  por 'El Mundo', antes de pronunciarse sobre si apoya o no la  solicitud, aunque en todo caso será el magistrado quien tenga la  última palabra al respecto. El pasado día 1 de julio, Carcaño declaró en calidad de imputado  ante el juez y volvió a insistir en su séptima versión de los hechos  al asegurar que el cuerpo está enterrado en la finca 'Majaloba' de La  Rinconada, aseverando que "nunca ha dicho" ni "ha señalado" que el  cadáver se encuentre en la escombrera de Camas donde la Policía  Nacional ha buscado varios meses. Carcaño, que compareció por videoconferencia desde la cárcel de  Herrera de la Mancha (Ciudad Real) ante el juez imputado por un nuevo  delito contra la integridad moral, contestó que en la declaración  prestada en febrero de 2013 en la cárcel de Morón de la Frontera,  donde dio su séptima versión de los hechos e implicó a su hermano,  "no mintió", ya que "contó lo que había pasado" y su objetivo "era  ayudar a la familia y no causarle ningún daño", añadiendo que "no  sabe" por qué el cuerpo no ha sido hallado en dicha finca de La  Rinconada. MIGUEL CARCAÑO LLEGA AL HOSPITAL SERVET PARA SOMETERSE AL "TEST DE LA VERDAD" "NUNCA DIJO" QUE EL CUERPO ESTUVIERA EN LA ESCOMBRERA DE CAMAS      En su declaración, Miguel insistió en que él "nunca ha dicho" que  el cuerpo se encuentre en la escombrera de Camas donde la Policía  Nacional buscó varios meses, ya que "nunca lo ha señalado". La abogada de los padres de Marta preguntó al asesino confeso si  con el testimonio de 'Majaloba' quería "llamar la atención de los  medios de comunicación y causar más daño a la familia", pero Carcaño  negó este extremo y puso de manifiesto que únicamente "quería ayudar  a la familia". El juez abrió diligencias contra Carcaño después de que la Sección  Tercera de la Audiencia Provincial confirmara el archivo de la causa  abierta contra el hermano de Miguel en un auto en el que acordó  deducir testimonio contra Carcaño por un nuevo delito contra la  integridad moral, ya que "no debe caer en saco roto este nuevo  intento de distracción y ocultamiento de la realidad", en relación a  su penúltima versión de los hechos. EL AUTO     En su auto, el tribunal hacía alusión a las "distintas" versiones  que Miguel ha ofrecido sobre lo ocurrido, en las que ha realizado  "imputaciones caprichosas y contradictorias a otras personas a las  que un día señalaba como autoras de la muerte de la menor, y otro las  exculpaba de forma irresponsable, merecedora de reproches de todo  tipo". Esta actuación "antisocial, despreciativa y burlesca le acarreó la  consiguiente sanción penal como autor de un delito contra la  integridad moral", por el que el Supremo lo condenó a un año y tres  meses de prisión, dice la Audiencia, que critica que, con su nueva  versión, Miguel "ha provocado otra búsqueda infructuosa y un  consiguiente desengaño y mayor padecimiento a los perjudicados,  merecedor de nuevo reproche que justifica nuestra decisión de deducir  testimonio de estas actuaciones e incoar contra él procedimiento por  delito contra la integridad moral". Al hilo de ello, la Audiencia Provincial argumentaba que "la nueva  línea de investigación estaría justificada si se aportaran datos  objetivos, ya fueran de directa imputación, ya periféricos, a las  manifestaciones contenidas en el atestado policial" que "las  corroboraran e hicieran mínimamente creíbles", pero "no si la basamos  en una nueva narración de los hechos de Miguel Carcaño que se antoja  de todo punto inverosímil, inaudita e inaceptable". "MALTRATO, ZOZOBRA Y PADECIMIENTOS"     "Máxime cuando determinó sin éxito otra búsqueda del cuerpo de la  menor debido a las imprecisiones ofrecidas" por Carcaño, quien, "como  es conocido por notorio, con posterioridad ha vuelto a indicar otra  ubicación del cadáver, determinante de otra exploración de terreno  que tampoco ha resultado positiva, lo que hace que su posición deba  obtener una nueva respuesta jurídico penal, acorde con el maltrato,  zozobra y padecimientos que provoca en los perjudicados". La Audiencia subraya, en este sentido, que "la mera declaración de  Miguel Carcaño no permite sostener la reapertura de la causa, y más  cuando la misma, como bien se encarga de exponer el instructor, es  ilógica, absurda y no está apoyada en dato objetivo alguno",  añadiendo que, "en quien concurren motivos sobrados de incredibilidad  subjetiva, no cabe apoyar por más tiempo una imputación de delito  como la efectuada, visto su quehacer en el iter de la larga  investigación". Y es que, como recuerda la Audiencia, Carcaño ha dado "al menos  siete versiones" de los hechos, "ofreciendo una última, de forma  consciente, que ha motivado una obligada investigación para diluir  las lógicas expectativas abiertas en los familiares de la víctima,  que debe concluirse, pues no se aportan datos objetivos que  corroboren su versión, y más cuando sus manifestaciones valoradas con  inmediación resultan increíbles, como bien razona el instructor".

  • 1