Local

La familia, siempre la familia

el 26 ago 2010 / 07:01 h.

TAGS:

La calle, lo único que enseñará algo a golpes al hijo de un mísero inmigrante italiano en los Estados Unidos. Y la que le dirá que la única forma rápida de progresar en la vida no es otra que la de seguir los dictados de la Mafia, la misma que, tras abrazarle como uno más de su familia, prepara el cuchillo con el que extirparle si, llegado el caso, dejase de ser necesario. Ésta es la historia de Vito, el hijo de aquel italiano al que se le negó el sueño americano, el hombre al que habrá que matar para arrebatárselo de sus manos muertas.
Ocho años después de realizar Mafia bajo el nombre de Illusion Works, los ahora conocidos como 2K Czech cuentan la dura historia de Vito y su amigo Joe en una evolución de dos décadas en la ciudad de Empire Bay, el enorme mundo abierto de 26 kilómetros cuadrados totalmente explorables creado por el estudio. Para conseguirlo han ideado un nuevo motor gráfico, Illusion Engine, que permite plasmar con fidelidad el ambiente de los Estados Unidos de mediados del siglo pasado, incluyendo edificios, vehículos e incluso la ropa que llevan los personajes.

A la inmersión en el argumento contribuye en buena manera la magnífica banda sonora, repleta, como no podía ser de otra forma, con los gustos tópicos de los hampones italo-americanos de turno con artistas icónicos como Little Richard, Dean Martin, Chuck Berry, Bing Crosby, Duke Ellington y muchos más. Se echa en falta la voz de Sinatra, pero no sería de extrañar que problemas con los derechos de su música sean los responsables de la imperdonable ausencia.

En cualquier caso, un lanzamiento de este calibre siempre viene envuelto de alguna polémica y Mafia II no iba a ser menos en este sentido. En primer lugar 2K ha sido agriamente criticado por el tratamiento gráfico de la versión de PS3, claramente inferior con respecto a otras plataformas, con pixelados, ausencia de texturas y detalles que se han justificado aludiendo a la optimización diferente de cada sistema y que, según ellos, ha llevado a esas diferencias. También ha tenido problemas con las implicaciones sociológicas del argumento. Algunas asociaciones de italo-americanos han protestado por la vinculación que se hace en Mafia II de estos ciudadanos y el crimen organizado, algo a lo que 2K ha alegado que siempre que crea un juego se basa en las posibilidades creativas y no en estereotipos sociales o apologías de la violencia.

Lejos de esto, en el apartado jugable, lo más destacable es la supeditación total de la acción a la historia, con cada misión justificada argumentalmente y cada balazo que se da dotado de un sentido que puede cambiar el curso de los acontecimientos. A pesar de ser un juego de acción, se han añadido detalles que le dan valor añadido como la necesidad de tener dinero para ropa, comida, mantener la casa en la que vive y se repone el protagonista o tener un coche que se podrá personalizar y que será vital para ponerse en movimiento de cara a las misiones. Casi como la vida misma.

Con una ambientación que haría llorar a Coppola o Scorsese, Mafia II puede convertirse en un clásico instantáneo y en una referencia a la hora de plantear cómo hacer un juego si se tiene un gran guión y la capacidad de hacer que todas las demás piezas del puzle encajen a su alrededor. Polémicas fútiles aparte, 2K Czech ha firmado uno de esos títulos con empaque suficiente para demostrar que hay algo más bajo el sol que la pura y simple destrucción y que las balas también pueden contar una magnífica historia.

  • 1