Local

La FAMP plantea una subida de impuestos que alivie la asfixia local

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, propone que los ayuntamientos acudan a una subida de sus impuestos, pactada por PSOE y PP, para sobrevivir a la crisis. La propuesta llega después de que el Ministerio de Economía vaya a recortar sus fondos municipales.

el 15 sep 2009 / 11:03 h.

TAGS:

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano, propone que los ayuntamientos acudan a una subida de sus impuestos, pactada por PSOE y PP, para sobrevivir a la crisis. La propuesta llega después de que el Ministerio de Economía vaya a recortar sus fondos municipales.

El responsable de la FAMP y alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), el socialista Francisco Toscano, admitió ayer, en declaraciones a a este periódico, que la asfixia que atraviesan los ayuntamientos no es "ninguna sorpresa". A su "déficit crónico" se suma la caída de impuestos de la construcción, que han recortado sus ingresos un 50%. Los ayuntamientos están en un callejón sin salida.

"Ahora mismo", aconsejó Toscano a los alcaldes, "toca respirar como se pueda". "A medio plazo", señaló el responsable de la FAMP, hay que cerrar un gran pacto estatal que redefina las competencias de los ayuntamientos y su dotación económica. Una reforma de la financiación local comprometida por Zapatero en paralelo a la de las comunidades pero que, en mitad de la crisis económica, vuelve a relegarse.

Menos fondos. El compromiso del Gobierno de solventar en tres meses el acuerdo de financiación autonómica, antes de 2009, después de la feroz presión de Cataluña, contrasta con la oferta que el Ministerio de Economía ha realizado a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Según el foro de los alcaldes españoles, en los próximos Presupuestos Generales del Estado se reducirá -por vez primera- las partidas para los ayuntamientos. La razón que alega el Gobierno es que, en plena crisis, tiene un agujero de casi 10.000 millones y toca ajustarse el cinturón. La pregunta que lanzan los alcaldes es por qué a ellos les va a tocar cargar con la crisis. Recuerdan que ahora mismo gastan unos 7.000 millones de euros en servicios que no les corresponden.

En este escenario, Toscano rehusó manifestarse en contra del recorte de fondos municipales en una de las peores etapas económicas para los ayuntamientos. Frente a la voz de alerta de la FEMP, la federación homóloga en Andalucía adopta un tono más pacífico e incluso apunta que para salir del atolladero actual los alcaldes deben adoptar la "impopular" medida de subir sus tasas, apuntó Toscano.

Justo lo contrario que ha defendido el PP, que advierte que no admitirá ninguna reforma de la financiación que implique una mayor presión fiscal para los ciudadanos en épocas de vacas flacas.

"La capacidad fiscal y recaudatoria de los ayuntamientos es incluso mayor que la de las comunidades", defendió el regidor socialista. "Hay que ajustar los precios acorde a los servicios", agregó Toscano. La propuesta debería de ir precedida de un gran pacto entre PSOE y PP, según subrayó, y no pasa por crear impuestos nuevos. "No hacen falta impuestos nuevos" porque con los actuales "hay margen de maniobra". En concreto aludió a la "amplia horquilla" que se abre en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). "Muchos ayuntamientos pueden hasta duplicar lo que están cobrando ahora", concluyó.

Nada que ver con la posición que ayer adoptó el PSOE andaluz. Su vicesecretario general, Luis Pizarro, no dudó en recriminar al Gobierno de Zapatero que vaya a reducir la partida a los ayuntamientos. "No es una buena noticia", señaló. Los socialistas andaluces confiaban en que la FEMP y el Ministerio hubieran cerrado "ese acuerdo que reclaman todos los alcaldes andaluces". El PSOE andaluz abrió justo antes del verano un foro interno de diálogo con sus alcaldes para evitar el ruido y llegar a un acuerdo sobre las leyes locales que la Junta ha prometido desarrollar antes de junio de 2009. Pero la solución a la asfixia local, según Pizarro, está en manos del Estado. Por eso el plante de Solbes a los ayuntamientos complica la situación.

Quien ha dejado claro que va a centrar su oposición en la deuda local junto a la crisis, es el PP, que gobierna la mayoría de capitales andaluzas. Ya ha animado a sus alcaldes a ejercer "presión democrática" y organizar protestas a las puertas del Parlamento para pedir más dinero a la Junta. El primer paso lo darán en el próximo pleno. El PP pondrán contra las cuerdas a los socialistas.

Presentarán una proposición no de ley en la Cámara que censure al Gobierno por cerrar el grifo a los ayuntamientos. Después de que el PSOE-A criticara la decisión del Ejecutivo de Zapatero, Arenas, cree que los socialistas no se podrán oponer al rechazo de los recortes del Ministerio.

  • 1