Economía

La FAO busca aportación directa de Andalucía para Latinoamérica

El organismo de la ONU que centra su actividad en erradicar el hambre en el mundo, la FAO, quiere implicar directamente a la comunidad andaluza en el desarrollo agroganadero de los países pobres de América Latina, a través de un convenio complementario al del Estado y como el que tiene Cataluña.

el 14 sep 2009 / 21:15 h.

El organismo de la ONU que centra su actividad en erradicar el hambre en el mundo, la FAO, quiere implicar directamente a la comunidad andaluza en el desarrollo agroganadero de los países pobres de América Latina, a través de un convenio complementario al del Estado y como el que tiene Cataluña.

Al igual que ya se ha alcanzado con Cataluña y se negocia con Galicia, la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, se ha fijado en Andalucía para suscribir un acuerdo bilateral, al margen del que existe para el conjunto del Estado, que refuerce la cooperación y la ayuda al desarrollo, especialmente en los países de América Latina.

Germán Rojas, jefe de la Oficina de Información de la FAO para España y Andorra, considera que, por su experiencia agroganadera y el desarrollo alcanzado por el campo, "la comunidad tiene para nosotros un gran interés, al tiempo que hay que tener en cuenta los vínculos que la unen a los pueblos de Latinoamérica". De momento, agrega, sólo ha habido tímidos contactos con la Administración autonómica, si bien, dice, ésta revela predisposición para fraguarlo.

En la actualidad, España otorga a este organismo, cuya misión principal es encauzar actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre, 41 millones de dólares al año, siendo, comenta Rojas, uno de los países que más y mejor cumplen. En septiembre de 2006, la Generalitat de Cataluña, entonces presidida por el socialista Pascual Maragall, rubricó, a través de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo, un convenio bilateral con la FAO, que costó no pocos meses de negociación, pues en primer lugar hubo que aclarar la espinosa cuestión de si tenía competencias para ello o si éstas eran exclusivas del Estado.

Despejada la cuestión catalana -comunidad que, en virtud del convenio, aportará 4 millones de dólares, de los que 1,3 millones ya se están ejecutando en proyectos en Etiopía, Burkina Faso, Nicaragua y Guatemala-, con Galicia está avanzado el proceso de diálogo y, aunque no se atreve a dar fecha, el representante de la FAO en España cree que con Andalucía sería más fácil, al tener dos antecedentes y estar solventado el dilema competencial.

Pero, ¿qué podría aportar la comunidad? Al margen de dinero con el que complementar el que dispensa el Estado, Germán Rojas apela a la capacidad técnica y formativa regional en materia agropecuaria. Lo que cuenta, explica, es ayudar a que se desarrolle la agricultura de los países pobres y capacitar a la mano de obra autóctona. No aportar fondos y olvidarse. Eso sería hambre para hoy y para mañana.

  • 1