martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

La FAO pide producir más alimentos para paliar el hambre

El director general de la FAO aseguró en Madrid que es necesario duplicar la producción alimentaria mundial para asegurar el derecho a la alimentación para los 963 millones de hambrientos que existen en el mundo. Foto: El Correo

el 15 sep 2009 / 21:44 h.

TAGS:

El director general de la FAO aseguró ayer en Madrid que es necesario duplicar la producción alimentaria mundial para asegurar el derecho a la alimentación para los 963 millones de hambrientos que existen en el mundo. El Gobierno español reiteró su compromiso de destinar el 0.7% del PIB en ayuda al desarrollo en 2012.

Un total de 95 países y representantes de organismos internacionales, de ONG y de la sociedad civil, participan desde ayer en Madrid en la reunión de alto nivel de la ONU sobre Seguridad Alimentaria para Todos, en la que se aborda la lucha contra el hambre, en el marco de los Objetivos del Milenio. Jaques Diouf, director general de la FAO, aseguró en la inauguración de la reunión que, pese al descenso de los precios, no se ha llegado al final de la "crisis alimentaria" que, a su juicio, aún puede agravarse.

El director explicó que el mayor desafío consiste, no sólo en asegurar una alimentación adecuada a los 963 millones de hambrientos que hay en el mundo, sino también en "lograr alimentar en 2050 a 9.000 millones de personas". Para ello, destacó, será necesario duplicar la producción alimentaria mundial con los recursos financieros indispensables para las inversiones en la agricultura con el objetivo de asegurar el "derecho más fundamental del ser humano: el de la alimentación". Diouf calificó de "especialmente grave" la situación de inseguridad alimentaria y la consideró la "crónica de una tragedia anunciada", antes de reconocer que la crisis financiera "no facilita la tarea".

Pese a que ve "indicios alentadores" en medidas como la ayuda de 1.000 millones de euros entre 2008 y 2010 de la Unión Europea para el desarrollo de la agricultura en países pobres o el aumento del crédito al sector agrícola por parte del Banco Mundial, Diouf manifestó que los medios financieros "distan todavía mucho de estar a la altura de las necesidades". También resaltó que el descenso del precio de los alimentos no debe interpretarse como el final de la crisis.

Tras afirmar que los datos más recientes indican que la situación actual es "más inquietante" que la de 1996, Diouf señaló que las medidas que deben tomarse a corto, medio y largo plazo se sitúan en dos frentes: resolver de modo inmediato los problemas alimentarios urgentes y promover a largo plazo la producción y la productividad agrícolas.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, también participó en la inauguración de la reunión, y pidió a los países más desarrollados destinar fondos adicionales a los ya comprometidos para luchar contra el hambre y hacer obligatorio el objetivo de destinar a la cooperación el 0,7% de sus riquezas en el año 2012. El ministro advirtió de que el agravamiento de la crisis alimentaria es "una amenaza seria para la estabilidad mundial", y subrayó la urgencia de actuar de forma "corresponsable" y de hacer un esfuerzo para recabar más fondos contra el hambre. Con este propósito, reiteró el compromiso del Gobierno español de alcanzar el 0,7% del Productor Interior Bruto (PIB) en ayuda al desarrollo en 2012 y solicitó a los países ricos que asuman este reto como obligatorio.

Por su parte, Hilary Clinton, secretaria de Estado estadounidense, intervino a través de un vídeo grabado para la ocasión para subrayar que la inseguridad alimentaria y los altos precios suponen una amenaza a la prosperidad y la seguridad en los países en vías de desarrollo, en los que "millones de personas tienen el riesgo de volver a la pobreza poniendo en peligro el alcance de las metas del milenio de recortar al 50% la pobreza y el hambre en el 2015".

  • 1