viernes, 22 febrero 2019
18:57
, última actualización
Deportes

La fe marcó diferencias

El Betis volvió a mostrarse sólido defensivamente y aprovechó una de sus ocasiones para dar un nuevo zarpazo en la lucha por el ascenso. Su triunfo fue tan costoso como justo.

el 29 may 2010 / 21:56 h.

El gol de Juanma en el tiempo de prolongación fue el justo premio al trabajo de un Betis que, pese a sus carencias en momentos determinados, estuvo a la altura de las circunstancias y logró su propósito: ganar para seguir soñando con el ascenso.

Una de sus principales virtudes fue su buen trabajo defensivo, evitando que el Huesca llegase con peligro a las inmediaciones de Goitia. Ya son tres los partidos consecutivos sin encajar.

Partiendo de esa base, y con Caffa y Juanma tratando de crear peligro por banda mientras Pavone intentaba ser referente y Jonathan Pereira se perdía, el Betis tuvo que esperar hasta el último suspiro para decantar la balanza. El afán del Huesca por tocar la pelota hizo que los verdiblancos tuviesen que sacrificarse siempre. Y lo hicieron. El problema fue que arriba, sin Emana y Sergio García, no se aprovechaba el buen trabajo defensivo.

La entrada de Capi, arrancando desde la izquierda y cazando balones sueltos en la frontal del área; y de Odonkor, situado como segundo delantero y alternándose con él en la izquierda, dio resultados. Como la anterior de Rivas, que cumplió atrás e incluso puso marcar. La persistencia del Betis fue clave y gracias a ella supo sacar provecho de su superioridad cuando el marcador parecía inamovible. Tan costoso como justo.

  • 1