Cultura

La Feria de Abril sale del horno

Análisis de la actualidad taurina, que esta semana llega cargada con los primeros datos sobre la composición de los carteles de la Feria de Abril.

el 14 feb 2011 / 20:28 h.

Juanito posa el día de su presentación como jugador del Valladolid.

Carteles inminentes. Para no fallar a la tradición, algunos de los interesados serán los últimos en enterarse de su inclusión en la Feria de Abril. Mientras, los carteles ya circulan libremente por Radio Macuto y, en muchas ocasiones, los toreros conocen por la prensa especializada la identidad de tal o cual terna, el nombre de la ganadería que matarán o la fecha en la que -previsiblemente- tendrán que hacer el paseíllo en el deslumbrante escenario de la plaza de la Maestranza.

El caso es que la Feria de Abril está calentita y a punto de caramelo, pendiente tan sólo de algunos flecos de última hora antes de que -salvo sorpresas inesperadas- los empresarios oficialicen las combinaciones que ya les hemos ido contando los impacientes y fisgones plumillas taurinos. En la página siguiente les mostramos el boceto general y las claves principales de un abono que, la luna y la liturgia mandan, se hará esperar en este año 2011.

Los toreros, a la gresca. Bien es sabido que el diestro francés Sebastián Castella no es precisamente famoso por su capacidad de hacer amigos ni por su espíritu corporativo.

Sus últimas declaraciones han confirmado esta fama de hacer la guerra por su cuenta. Le Coq se ha descolgado del elenco de figuras del toreo bautizado como el G-10, el mismo que ha peregrinado por los despachos ministeriales y ha logrado el simbólico traspaso a Cultura, acusando a sus compañeros de perseguir sus intereses personales.

Castella, que se autodenomina G-1 y ha vuelto a hacer honor de su individualismo, no ha tardado en recibir una respuesta contundente de José María Manzanares, adalid de las nuevas tecnologías vía twitter: "No creo que esté bien querer desprestigiar a los compañeros con ciertos comentarios", ha replicado el alicantino sin dejar de respetar que el francés prefiera salirse del parchís.

Aunque la elegancia habitual y el carácter discreto de El Juli le impedirá replicar a Castella con pelos y señales, cabría preguntarse qué cara ha puesto y qué pensará de todo esto el líder natural de la torería andante.

Si alguien está empeñando su esfuerzo y su imagen; si hay algún torero prestando su categoría de gran figura para lograr la verdadera unión de la profesión, ése es el maestro madrileño, que se ha sabido rodear de los rostros más rutilantes de la profesión ganando el solvencia y operatividad a la traída y llevada Mesa del Toro, que sigue como Belinda. Y la verdad, los tiempos que corren no están para gastar la pólvora en un inútil fuego amigo.

Luz al final del túnel. Y ya que estábamos hablando del alicantino más esperado, la ansiada recuperación de los tendones cercenados en la plaza de Utrera empieza a ser una realidad. Se había llegado a cuestionar la rehabilitación de la inoportuna lesión que se produjo el matador con su propia espada.

El largo y tortuoso rosario de operaciones ya ha quedado atrás y el gran artista mediterráneo ultima su preparación campera antes de volver a vestirse de luces en la plaza de Vistalegre.

Esperemos que ésta sea la última dolencia que impide a Manzanares comenzar o terminar con cierta tranquilidad sus temporadas.

Otros años fueron extrañas enfermedades y el pasado comenzó con un lesión vertebral que le hizo torear en Sevilla completamente infiltrado, y el tristemente famoso corte de tendones que le obligó a abandonar cuando era uno de los príncipes indiscutibles de la campaña 2010. En la inminente temporada 2011 ya es una de las bases indiscutibles. ¡Ánimo!

  • 1