La Feria de Dos Hermanas se despide en familia

La celebración concluyó con un domingo marcado por la tranquilidad en las calles del recinto ferial.

el 09 may 2010 / 17:55 h.

El ambiente del domingo en las calles del recinto ferial.

El mediodía de la última jornada de feria en Dos Hermanas fue para los más incondicionales de la fiesta. El tiempo no acompañaba, con un viento que resultaba incómodo, y las lluvias de la madrugada habían tirado casi todos los farolillos dejando cierto aspecto de desasosiego en el real. Ya hace tiempo que el domingo, cuando el cansancio acumulado empieza a notarse, el recinto ferial es más un lugar para la intimidad, para las comidas de convivencia y para vivir una fiesta más tranquila en el interior de las casetas y con menos trasiego en las calles del real.

En cualquier caso, en las casetas, que, eso sí, no estaban tan llenas como el sábado, empezaron a aparecer platos de garbanzos y abundantes paellas desde muy temprano. Una comida contundente para el último día, que normalmente los habitantes de Dos Hermanas apuran hasta las 23.30 horas cuando comienzan los fuegos artificiales. Un espectáculo que este año fue posible gracias a la generosidad de un grupo de empresarios de la ciudad que decidieron sufragar los gastos, ya que el Ayuntamiento de Dos Hermanas había decidido prescindir de esta despedida de la fiesta en vista de la crisis y de que las arcas municipales tampoco se libran de la mala racha.

Lo bueno de no haberse tenido que eliminar finalmente los fuegos artificiales fue que la mayoría de la gente prolongó su estancia en el recinto ferial hasta la medianoche para mayor satisfacción de los caseteros que mantuvieron el negocio hasta el final de la fiesta.

Si ayer fue un día para feriantes incondicionales, los premios también fueron para las casetas incondicionales. De hecho, el jurado decidió tomar una decisión salomónica en el premio las mejores casetas: como todas eran buenas, en la categoría de particulares se tuvieron que repartir el premio, de 1.000 euros, entre las de Los Penúltimos, Los Corales y Los Cabales. En la categoría de colectivos, el premio, de la misma cuantía, se repartió entre la asociación de vecinos Torre Flamenca y la caseta de la Hermandad de Valme, las dos igualmente merecedoras del reconocimiento de acuerdo con el criterio del jurado de unos premios que se mantuvieron este año pese a los recortes.

Sobre la cifra de visitantes en esta edición, el Ayuntamiento de Dos Hermanas esperará hasta hoy para ofrecer algunos datos, si bien las primeras estimaciones arrojan una afluencia ligeramente inferior a la de otros años, y eso que hasta ayer no hizo su aparición por el recinto ferial el mal tiempo. En cualquier caso, el atractivo añadido de la corrida de toros, que el año pasado se suspendió, hizo que muchos se animaran en esta ocasión a disfrutar de una feria distinta.

De igual modo, al cierre de esta edición destacaba que la celebración había transcurrido con tranquilidad desde que la noche del pasado miércoles se pulsara el botón de encendido del alumbrado. De este modo, no se registraron incidentes de gravedad, pese a ser una fiesta que congrega a bastante gente en el recinto ferial del barrio de Vistazul. Cabe recordar que más de 200 agentes velaron por la seguridad en el recinto ferial y su área de influencia, de manera que el plan especial que se activa cada año a principios de mayo, también para controlar el discurrir del tráfico, volvió a tener un balance positivo.Paralelamente, la disposición de servicios especiales de autobuses para trasladar hasta el campo de la feria a los vecinos de todos los barrios del municipio ayudó a facilitar los desplazamientos y evitar colapsos.

Otro de los atractivos de este año en la que es una de las ferias más jóvenes de la provincia de Sevilla fue que por primera vez en la calle del infierno se instaló una montaña rusa que hizo las delicias de los más atrevidos. En total, la calle del infierno estuvo compuesta por 42 atracciones de las que los ciudadanos pudieron disfrutar por el mismo precio que el año pasado, entre tres y tres euros y medio.

  • 1