Local

La Feria de La Algaba pende de un hilo por la crisis

Cuando en las arcas municipales apenas quedan 2.000 euros, la suspensión de los festejos, cuya celebración tiene lugar cada mes de septiembre, es inminente.

el 12 jul 2010 / 17:52 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de La Algaba se reunirá hoy con los representantes de las asociaciones de mayor representación en el municipio para tratar “aquellos asuntos que tienen que ver con la celebración de la próxima feria”.

Desde el equipo de gobierno (PSOE) no quisieron adelantar si la decisión de suspenderla ya está tomada, pero sí dejaron claro que la situación económica que vive el Ayuntamiento de La Algaba es “insostenible”, y a día de hoy, a pesar de estar al corriente en el abono de las nóminas de los trabajadores municipales, “también se desconoce si a partir de ahora será posible afrontar estos pagos”. En este sentido, el Ayuntamiento de La Algaba necesita algo más de 2,3 millones de euros para finalizar el año y ahora sólo hay 2.000 euros aproximadamente en las arcas municipales, lo que deja muy poco margen.

Desde el PSOE manifestaron que La Algaba padece la crisis generalizada que viven todos los consistorios, aunque en este caso se ve agravada por los 23 millones de euros de deuda a proveedores “heredada de los gobiernos de IU”. En la misma línea, el equipo de gobierno apuntó: “Ha existido gran opacidad en las cuentas públicas y esos males están apareciendo ahora”. La situación es “crítica” y el equipo de gobierno trabaja “duro” para tratar de salir adelante.

De hecho, cabe recordar que el mes pasado se aprobó un plan de saneamiento que incluye el recorte a todos los niveles –incluida la habitual reducción de las nóminas de los cargos públicos– además de intentar buscar apoyo financiero con la ayuda del Organismo Provincial de Asistencia Económica y Fiscal (Opaef) , dependiente de la Diputación de Sevilla.

Si finalmente se suspende la feria, La Algaba se convertirá en el sexto municipio de la provincia que adopta esta drástica medida por considerar que es un gasto prescindible en tiempos de crisis como la que vivimos. El primero en hacerlo fue Palomares del Río, que anuló los festejos el pasado año y éste ni siquiera se los plantea. Este año se sumaron a la medida Aznacóllar, Mairena del Aljarafe y Castilleja de Guzmán, con sus festejos previstos para la pasada primavera, y más recientemente, Castilblanco de los Arroyos.

Son situaciones donde ya no basta con recortar los gastos, por ejemplo eliminando los fuegos artificiales, y cuando se considera que la suspensión tiene más ventajas que perjuicios.

  • 1