domingo, 18 noviembre 2018
21:15
, última actualización
Local

La Feria, llena de goteras, toma cuerpo

La incomparencencia voluntaria de Enrique Ponceha sido el penúltimo despropósito de un calamitoso abono que avanza a duras penas en su confección.

el 21 feb 2012 / 11:38 h.

Han querido vender su retirada pero no habrá tal. El Juli sigue en la brecha y, conociendo su raza, su mejor pronunciamiento llegará en el ruedo.

Otro menos. La incomparencencia voluntaria de Enrique Ponce -con el que sí se había llegado a un acuerdo para que estoqueara las corridas de Daniel Ruiz y Garcigrande- ha sido el penúltimo despropósito de un calamitoso abono que avanza a duras penas en su confección. La ausencia del valenciano, que casi nunca se ha encontrado a gusto en la plaza y el ambiente de Sevilla, ha vuelto a abrir dos huecos anchos: dos aperturas de cartel que la empresa se ha visto obligada a recomponer mientras acelera la maquinaria para lograr presentar los carteles, quizá a finales de esta semana. Con ese panorama no es de extrañar que -si es verdad lo que se cuenta por ahí- hayan tenido que plegar velas para llamar a Roberto Domínguez, apoderado de El Juli, y reconsiderar otra ausencia premeditada que sigue dando mucho que hablar. Pero a estas alturas del culebrón la afrenta estaba más que consumada y el joven maestro madrileño -que exigió la presencia de su compañero Miguel Ángel Perera, otro de los ausentes más comentados- no estará en la Feria de Abril.

Parches insólitos. Esa larga baraja de ausentes está obligando a algunas soluciones de urgencia que serían inimaginables en otras circunstancias. Es el caso de la presunta alternativa del novillero López Simón en el cartel estrella del ciclo. Morante y Manzanares lo usarán de cabo gastador en una corrida, la de los Núñez del Cuvillo, que más que nunca demandaba ese mano a mano rechazado por Matilla, apoderado del alicantino. No hay más remedio que tirar de hemeroteca: el tal Simón anduvo muy por bajo de un potable lote de novillos de Espartaco en su última actuación como novillero en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla y dejó escapar un magnífico novillo de Gabriel Rojas en su postrer paseíllo en la plaza de Las Ventas. ¿Qué hace un chico como tú en un lugar como este? Ay, que me da.

Avance de carteles. Mientras tanto, siguen filtrándose a cuentagotas los carteles de un abono en el que se repiten hasta la monotonía nombres algo quemados. Padilla le abrirá la plaza a Manzanares y Talavante con la de Victoriano del Río. El Cid y Talavante coincidirán en la de Jandilla, alternando con Castella, que aún toreará la de Daniel Ruiz -con un repescado Cayetano y un revalorizado Luque-, además de la de Garcigrande, ésta vez con Morante y El Fundi, que se despediría de la Maestranza en un cartel de campanillas según anunciaba ayer Aplausos. En la corrida de El Pilar parecen fijos El Cid, Castella y David Mora, que repetirá en la feria. Hay cambios en la de Torrehandilla. El propio Rivera Ordóñez confirmaba ayer que abrirá ese cartel, el domingo de preferia, toreando con El Cid y El Fandi. También parece segura la entrada de Nazaré en la de Fuente Ymbro, quizá con Fandiño, y también se barajan nombres como los de Castaño o Rafaelillo para echar abajo el ganado más duro.

Cordura en Madrid. Si el toreo se había convertido en una jaula de grillos en las últimas semanas, en Las Ventas se llama a la calma. Sin contrato en vigor con Canal Plus, las negociaciones se han podido comenzar de cero, sin condicionantes previos, escarmentando en plaza ajena de los errores que han convertido el inicio de la temporada en un despropósito. Taurodelta hará primero la negociación tradicional y estudiará después la viabilidad de las retransmisiones televisivas, que se facturarían en función de los puestos contratados. Así sí.

En twitter @ardelmoral

  • 1