La Fiesta de la Patata Nueva lucha contra el poco consumo

La campaña comienza este mediodía con el primer pelado simbólico a cargo del televisivo cocinero Enrique Sánchez.

el 25 abr 2014 / 22:30 h.

A dos días de empezar la campaña de la recogida de la patata nueva sus productores se encuentran con la cruda realidad: toda la producción irá a parar a Alemania, mientras que los españoles seguirán consumiendo la patata de conservación que se importa de Francia. Un hecho que en dos décadas ha provocado que en España se pase de contar con más de 250.000 a tener solo 72.000 hectáreas, lo que ha supuesto una pérdida de 33.000 empleos directos. José Ramón Aguado, presidente del Comité de Patata de FEPEX, y Javier Boceta, portavoz de Asociafruit. / Foto: El Correo José Ramón Aguado, presidente del Comité de Patata de FEPEX, y Javier Boceta, portavoz de Asociafruit. / Foto: El Correo A nivel andaluz el descenso no es menor. Mientras que en 2002 el campo andaluz contaba con 23.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la patata nueva, a día de hoy solo hay 10.800. Una caída motivada por el escaso consumo nacional que hay de la patata española, ya que es el productor francés el que copa el mercado de este tubérculo. Una caída, que se contabiliza ya en el 38%, que se debe «al desconocimiento» según el portavoz de Asociafruit, asociación de Empresas Productoras y Exportadoras de Frutas y Hortalizas de Andalucía, Javier Boceta. Este agricultor explica que si se fríen dos patatas a la vez, una francesa de conservación y otra española nueva, probablemente la francesa se queme en pocos segundo. ¿Por qué? «Al congelar el producto durante nueve meses a menos de diez grados, todo el almidón se convierte en azúcar, por ello cuando al freírla se quema y si se cuece está dulce», explica Boceta. Pero el precio es el que manda y, pese a que la oscilación del mercado no permite fijar un precio, la patata de conservación es más barata. Por ello, los agricultores defenderán a lo largo del día de hoy su producto en la I Fiesta de la Patata Nueva, que tiene lugar en el Paseo del Almonázar de La Rinconada. Esta localidad, una de las mayores productoras, acoge a partir de las 12 horas la campaña de la patata nueva se iniciará con el pelado simbólico del primero de estos tubérculos, que correrá a cargo del chef Enrique Sánchez, presentador del programa autónomo Cómetelo. El televisivo cocinero ofrecerá una charla sobre los beneficios de la patata nueva, frente a la patata de conservación. También dará algunas recetas con la patata española como protagonista. Los asistentes podrán degustar, a partir de las 13.30 horas, de forma gratuita la mayor caldereta hecha en Andalucía, para la que se necesitarán 150 kilos de patata. Una iniciativa a la que se unen bares del entorno, como Trianilla, Hermanos Moya, Vamos al rejoneo y la Asociación Amigos del Sáhara, que ofrecerán tapas de patata nueva gratuitas con cada consumición. Este evento corona a La Rinconada como la capital de la patata nueva con la llegada de la temporada y está organizado por Asociafruit, el Ayuntamiento, Diputación y Emasesa. Los agricultores andaluces estiman recoger 35 toneladas de patata nueva por hectárea durante esta temporada, lo que sumaría cerca de 378 millones de kilos de este tubérculo. El 80% de esta producción se exportará, mientras que resto se quedará en España. Un hecho que Boceta tacha de «paradójico», ya que mientras que el lunes gran parte de la recolecta viaja hacia Alemania, los camiones procedentes de Francia dejarán aquí su producción. Imagen patatasPero la patata gala no es el único enemigo, ya que la idea de que la patata engorda es otra batalla. Sin embargo, Boceta asegura que aunque la patata es un hidrato de carbono «engorda cinco veces menos que la misma cantidad de pasta». Y es que, se escapa al conocimiento popular «que la patata es prima hermana de la berenjena», según el portavoz de Asociafruit, por lo que es rica en vitamina C, vitaminas A, B1, B2, B3, fósforo, hierro y potasio.

  • 1