martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Deportes

La fiesta se prolonga toda la noche, sin incidentes

El grueso de las dos aficiones estuvo en todo momento separado por un amplio dispositivo de seguridad.

el 20 may 2010 / 06:09 h.

Los 80.000 aficionados del Atlético de Madrid y del Sevilla FC emprendieron el regreso a casa esta misma noche tras la final de la Copa del Rey en el Camp Nou en Barcelona, que fue para el club sevillista, sin que en principio se hayan producido enfrentamientos ni altercados destacables.

El grueso de las dos aficiones estuvo en todo momento separado por un amplio dispositivo de seguridad que contó con un elevado número de agentes de los Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana, con lo que no hubo incidentes remarcables, si bien a lo largo del día se produjeron algunos enfrentamientos puntuales entre seguidores de ambas aficiones y también dentro de los grupos de hinchas.

Tras el partido, la mayoría cogió o bien los autobuses de regreso, que les esperaban a la salida del campo, en el gol norte y sur, respectivamente, o se fueron hacia la estación de Sants, donde cada afición tenía reservado un acceso propio, por la plaza dels Països Catalans o por Joan Peiró, para volver en tren. Otros fueron al Aeropuerto de El Prat para coger su avión o en vehículo privado, aunque decenas de aficionados optaron por aprovechar su visita a la capital catalana unos días más.

Por su parte, en la capital sevillana la fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada, sin que se registraran incidentes.

  • 1