Deportes

La final del play-off, un reto con mayúsculas para el Betis B

Desde que se creó el actual ‘play-off’ en 2003, sólo seis conjuntos fueron capaces de neutralizar un 2-0 adverso en la vuelta.

el 19 jun 2014 / 11:11 h.

IMG_0251 Ismael, en la imagen ante el Orihuela, será uno de los encargados de buscar la hazaña en el Villamarín. Foto: Bernardo Ruiz. El Real Betis B deberá neutralizar un 2-0 adverso en el encuentro de vuelta de la final del play-off de ascenso a Segunda División B para cumplir con su propósito de abandonar la selva de Tercera División. El plantel que adiestra Óscar Cano se ha conjurado para rebatir la razón y las estadísticas ante un Orihuela que acumula una incuestionable experiencia en defender un registro favorable en territorio hostil. Los oriolanos se clasificaron para las semifinales y la final después de validar a domicilio el 2-0 que sellaron en Los Arcos ante el Unión Adarve madrileño y el Izarra navarro. Desde que se creó el actual sistema de eliminatorias en 2003, hasta 46 conjuntos tramitaron un 2-0 en la ida y sólo seis claudicaron en la suerte final. Curiosamente, el propio filial heliopolitano consiguió su propósito en la 06-07 después de apropiarse de un 2-0 en el primer envite ante el Reus catalán. El 2-0 acumulado en la ida suele ser sinónimo de éxito. El actual sistema de cruces por eliminación se inauguró en la campaña 2003-04, en la que ya se produjeron cuatro 2-0 en encuentros de ida, tres en la ronda de semifinales y uno en la finalísima. Al no contemplarse en aquel tiempo el beneficio de un único obstáculo para los líderes de grupo accedieron a la final después de su suculenta ventaja de dos goles Huesca, Granada 74 y el Cerro Reyes pacense. Sus víctimas fueron Noja, Puertollano y Bollullos, respectivamente. En la final fue el Alcoyano, a la postre ascendido a la categoría de bronce, el que validó el 2-0 de la ida con un 0-0 ante el Mar Menor. En las tres temporadas siguientes, 2004-05, 05-06 y 06-07, ningún equipo fue capaz de neutralizar un 2-0 en contra. Curiosamente, el propio Betis B se unió al grupo IV de Segunda B al ganar al Reus (2-0) en el primer round y ceder 2-1 en tierras catalanas en una de las finales del curso 06-07. La primera escuadra que pulverizó un 2-0 en contra en la historia del play-off fue el Ciudad de Santiago, que en las semis de la 07-08 apeó al Monzón después de firmar un plácido 3-0 en San Lázaro. En esa edición, el Roquetas almeriense emuló al once gallego después de clasificarse en la tanda de penaltis ante el Catarroja -2-0 en Valencia y 2-0 en el Poniente-. El único plantel capaz de anular un 2-0 en la final de las series, ya sea en el formato asignado por la RFEF para los campeones o en la última criba, fue el Alcalá de José Antonio Asián, que en la 2009-10 se cobró las esperanzas del Corralejo canario después de someter en un abarrotado Francisco Bono a los majoreros (3-0). En términos estadísticos, de las 46 eliminatorias en las que se registraron un 2-0 en el primer combate sólo el 13% se resolvieron de forma favorable al perdedor del envite inicial. Y de esos seis cruces sólo dos se cerraron en los penaltis.

  • 1