Local

La Fiscalía cree que aún hay pruebas para continuar con el 'caso Camas'

Tras conocerse que la Audiencia anulaba las escuchas del caso Camas, las reacciones no han tardado. La Fiscalía aclara que las intervenciones no son fundamentales y las acusaciones mantendrán los cargos porque hay pruebas y las defensas insisten en todo lo contrario. Aureliano Lucas parece que será el único beneficiado.

el 15 sep 2009 / 04:51 h.

TAGS:

Tras conocerse que la Audiencia anulaba las escuchas del caso Camas, las reacciones no han tardado. La Fiscalía aclara que los pinchazos telefónicos no son fundamentales y las acusaciones mantendrán los cargos porque hay pruebas; las defensas insisten en todo lo contrario. Aureliano Lucas parece que será el único beneficiado.

La noticia de la nulidad de las intervenciones realizadas al móvil del empresario Eusebio Gaviño, imputado en el caso Camas junto con el ex alcalde de la localidad y tres ex concejales más, cayó el miércoles como una bomba. El auto, calificado por las defensas como "demoledor", parecía que iba a dar un vuelco a dos años de instrucción y que podía dejar fuera de la causa a más de un imputado. Ayer la cosa no parecía ya tan clara.

Desde la Fiscalía de Sevilla se apuntaba a que las escuchas telefónicas "no son una prueba fundamental" y que su anulación "no es un vuelco definitivo al caso", pues hay otra serie de pruebas "que ahora habrá que revisar". Así, el Ministerio Público cree que, "en un principio", lo más probable es que "se continúe con la acusación" contra el ex alcalde de Camas Agustín Pavón (IU), el ex concejal del PP Antonio Enrique Fraile, el ex edil de Castilleja de Guzmán Aureliano Lucas y el ex edil del PA José del Castillo, acusados de un presunto intento de soborno a la ex edil Carmen Lobo para que votara en el Pleno a favor de ciertas modificaciones en el PGOU.

Así las cosas, el que más posibilidades tiene de librarse del banquillo de los acusados es Aureliano Lucas. La única prueba de cargo que existía contra el edil era una conversación que mantuvo con Gaviño: "Joder macho, pues ahora todo el mundo con el culo al aire [...] se enterará todo el mundo del tinglado que hemos montado", dijo cuando se descubrió que Lobo no había votado según lo previsto después de la entrega un sobre con 12.000 euros.

Precisamente, Lucas ha sido el gran desconocido de este caso, pues se ha mantenido al margen de los medios de comunicación, que ni siquiera han logrado fotografiarle en sus asistencias al juzgado. Su vinculación con Camas se produjo a través de la empresa pública de desarrollo (Sodecsa), de la que era coordinador. Además, supuestamente fue el que puso a Gaviño con los concejales.

La Fiscalía sevillana no descarta ninguna posibilidad y no cierra ninguna puerta. Así, tras la "revisión de las modificaciones" es incluso posible que sólo se mantenga la imputación de Gaviño. No obstante, el Ministerio Fiscal insistió ayer en que el propio auto reconoce que "hay base suficiente" para continuar, "si no archivaría la causa".

Tras la anulación de las escuchas las pruebas que quedan son la declaración de Carmen Lobo, denunciante del caso junto con el militante de IU Francisco Gordo, un MP3 que éste aportó en su denuncia la Policía Nacional, el 8 de septiembre de 2005 -en el que se registraba un encuentro de los imputados con él en el chalé de Gaviño- y un vídeo. Estos documentos han sido impugnados por las defensas, pero su valoración última de si pueden ser o no empleados como pruebas de cargo las decidirá el jurado popular que resolverá el caso, que decidirán entonces si las voces se corresponde con las de los acusados.

Hay pruebas. Por su parte, las acusaciones populares, ejercidas por el PSOE y Carmen Lobo, han sido cautas a la hora de valorar si alguno de los imputados podría salir de la lista negra. El letrado de los socialistas, Alfonso Martínez del Hoyo, quiso dejar claro que "ahora es el momento de resituarnos y retrotraer las actuaciones a la fase de la acusación y realizar reajustes desde decisiones responsables".

Del Hoyo dijo que "hay elementos de convicción suficientes para mantener las imputaciones", descartando que el auto "sea un golpe a la acusación". Para el letrado, "el oír las conversaciones telefónicas en el juicio" hubiera sido "muy importante", aunque insistió en que "los hechos son los que son y no cambian". En cuanto a la posibilidad de que Lucas resultara exculpado, señaló que "es indudable que la conversación telefónica es una prueba clave", pero prefirió no pronunciarse.

En la misma línea, la abogada de Lobo, Carmen Julia García, dijo que "hay pruebas más que suficientes contra los imputados, que indican que hay indicios de delito". La letrada tampoco quiso precipitarse con el caso de Lucas pues "se trata de una valoración que tendremos que ver tras saber cómo queda la instrucción".

Por su parte, los letrados de las defensas coincidieron en que el auto deja a todos los políticos fuera de la causa y sólo se sentaría en el banquillo Gaviño. Su letrado, José Manuel García Quílez, confiaba en que las grabaciones de Gordo se descarten finalmente.

José María Calero, abogado de Pavón, apuntaba a que ahora cabrán nuevos recursos y aumentarán las posibilidades de que el caso se anule. Pedro Pérez Montero, abogado de los dos ediles del PP, valoró que "lo mejor que pueden hacer las acusaciones es retirar la imputación"; mientras que José Manuel Ramos, letrado de Castillo, subrayó que sin escuchas, sólo quedan las "sospechas iniciales".

  • 1