Local

La Fiscalía de Menores alerta del aumento de malos tratos de hijos a padres

La violencia generada por adolescentes en el ámbito familiar afecta cada vez a más hogares. La Fiscalía de Menores de Cádiz advierte del aumento de expedientos abiertos a hijos por maltratar a sus padres.El insulto, la amenaza y las coacciones son los delitos más frecuentes.

el 15 sep 2009 / 01:46 h.

TAGS:

La violencia generada por adolescentes en el ámbito familiar afecta cada vez a más hogares. La Fiscalía de Menores de Cádiz advierte del aumento de expedientos abiertos a hijos por maltratar a sus padres.

El insulto, la amenaza y las coacciones son los delitos más frecuentes, aunque también los padres llegan a ser víctimas de agresiones físicas a manos de sus hijos adolescentes.

Los datos hablan por sí solos. En la provincia de Cádiz se cursaron en el último año 73 casos de este tipo frente a los 56 registrados en el año 2006, lo que supone un incremento del 23%. Este crecimiento se produce a pesar del descenso en un 15% del número de asuntos globales, entre los que prevalecen los robos de ciclomotores. En el último año fueron 606 en total mientras que en el anterior se alcanzó la cifra de 718, según datos de la memoria de la Fiscalía que ha podido conocer este periódico.

El fiscal Rafael Álvarez aseguró que los malos tratos surgen a raíz de una "crisis familiar" que desencadena las actitudes de menores que responden a un perfil determinado. "Se trata de jóvenes que no trabajan ni quieren trabajar ni estudiar. No hacen nada, se pasan el día ociosos y muestran rebeldía hacia los padres", explicó Álvarez. En muchas ocasiones se producen situaciones en el ámbito doméstico que los progenitores "no saben como abordar" aunque no se haya llegado a cometer un delito serio. A modo de ejemplo, señaló que hay padres que temen la reacción de sus hijos si no les dan el dinero que les piden.

Las medidas que se adoptan dependen de la gravedad de los hechos y del problema al que se enfrenta cada familia. En cualquier caso, la agresión física se penaliza con medidas de internamiento. Lo más común es que se dicten libertades vigiladas que permiten al joven permanecer en su casa o en la de un pariente directo pero con el control y supervisión de especialistas que se dedican a orientar al menor y a las personas de su entorno.

El Defensor del Pueblo andaluz, José Chamizo, alertó el pasado mes de noviembre en el informe Menores con trastornos de conducta en Andalucía que casi 700 adolescentes en la comunidad sufren trastornos graves y son muy agresivos. Alertó de la falta de medios ante este problema.

  • 1