domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización
Local

La Fiscalía de Menores de Sevilla investiga un presunto abuso sexual de dos alumnos sobre otro en un centro escolar

Hay una denuncia según la  cual dos alumnos menores de edad del colegio Sagrada Familia (SAFA)  Blanca Paloma habrían incurrido en un presunto abuso sexual cometido  sobre otro menor alumno del centro.

el 08 feb 2012 / 15:11 h.

TAGS:

Una inspección médica dio la voz de alarma. Un menor podría haber estado sufriendo abusos sexuales de forma continuada por parte de otros dos compañeros del colegio, también menores de edad. Unos hechos que está investigando la Fiscalía de Menores de Sevilla y que ha provocado que la Delegación Provincial de Educación haya prohibido por el momento, a la espera del resultado de las pesquisas policiales, la entrada en el centro escolar de los dos supuestos abusadores, que no tienen la edad mínima para ser imputados, 14 años.

Tanto los menores investigados por el fiscal como la víctima son alumnos del colegio Sagrada Familia (SAFA) Blanca Paloma, ubicado en la calle Jilguero de la barriada de Los Pajaritos, donde uno de los agresores cursa sexto de Primaria; mientras que los otros dos menores estudian primero de Secundaria. Los dos supuestos agresores podrían haber estado abusando de su compañero, que según informa Europa Press al parecer sufre algún tipo de merma en sus facultades mentales. Estos abusos fueron detectados en una inspección médica, tras la que se denunciaron los hechos a la Policía Nacional.

Fuentes policiales confirmaron ayer que tuvieron conocimiento de lo ocurrido, pero que al saber la edad de los agresores, menores de 14 años, comprobaron que eran inimputables. Por eso decidieron trasladar la denuncia a la Fiscalía de Menores para que tomara una decisión al respecto. De hecho, la Policía no quiso ofrecer ningún tipo de detalle más sobre los hechos, ni siquiera cuándo se denunciaron, al tratarse de una investigación del Ministerio Público.

Los supuestos abusos también fueron puestos en conocimiento de la Delegación Provincial de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, que ayer informó de la apertura de un expediente sancionador a los dos supuestos agresores. Además, y como medida cautelar, se les ha prohibido la entrada al centro a los dos alumnos, que ahora están sin escolarizar a la espera de que se conozca el resultado de la investigación de la Fiscalía. “Una cosa es el expediente administrativo y otra la vía judicial, que tomará la decisión que corresponda”, aclararon ayer fuentes de Educación. Por ahora, los dos menores no van a ningún centro pero, al estar aún en edad obligatoria de escolarización, la Junta, si la Fiscalía no determina que vayan a un centro de menores, deberá escolarizarlos en otro colegio. Otra opción es que se traslade a la víctima de centro escolar, aunque en este caso debe ser una decisión que acepten los padres del alumno.
Los hechos han cobrado tal importancia que la dirección del centro ha mantenido esta semana una reunión con los padres del alumnado para explicarles lo que ha sucedido.

Este caso reabre el debate sobre si se debe rebajar la edad penal a los 12 años como propuso en su día la Fiscalía de Cataluña. Una idea que comparte la Fiscalía sevillana, que viene alertando en sus memorias anuales del aumento del número de delitos cometidos por menores de 14 años. En la actualidad, los menores que cometen algún ilícito penal sólo pueden ser condenados por ello si superan los 14 años, un requisito que en este caso no ocurre y que ha impedido que la Policía actúe.

  • 1