lunes, 25 marzo 2019
09:13
, última actualización
Local

La Fiscalía defiende la acusación por encubrimiento para evitar el "riesgo" de que el Cuco sea absuelto

el 16 feb 2011 / 13:48 h.

TAGS:

La Fiscalía de Sevilla ha defendido este miércoles que el hecho de  que haya acusado de manera alternativa al menor conocido como el  'Cuco' por un presunto delito de encubrimiento tiene como objetivo  evitar el "riesgo" de que el acusado de violar y asesinar a la joven  sevillana Marta del Castillo pudiera quedar absuelto.  

Fuentes del Ministerio Público han informado a Europa Press de que  ha optado por introducir esta calificación alternativa "para cerrar  toda puerta a la absolución total" del menor de edad, ya que, según  han explicado, si ninguna de las acusaciones acusara de encubrimiento  y el juez de Menores considerara que no hay pruebas de la violación y  el asesinato pero sí del encubrimiento, procedería a absolverlo. Así,  para que se le condene por encubrimiento, es necesario que Fiscalía  y/o acusación particular imputen ese delito.  

En este sentido, las fuentes consultadas han subrayado que el  objetivo es "no vulnerar el principio acusatorio" y garantizar que no  sea absuelto en el caso de que el juez de Menores número 1, Alejandro  Vián, considerara que no existen pruebas suficientes de la "directa"  participación del menor en todos los hechos.  


"En casos como éste hay que cerrar todas las vías", han apuntado a  Europa Press las fuentes, quienes han recordado que la Fiscalía ha  introducido esta calificación "a efectos formales y para garantizar  todas las posibilidades de condena", solicitando por este delito de  encubrimiento tres años de internamiento en un centro cerrado.  

TRES AÑOS DE INTERNAMIENTO POR EL ENCUBRIMIENTO

Hay que recordar que el departamento de María José Segarra pide  para el menor seis años de internamiento en un centro cerrado  seguidos de tres años de libertad vigilada, pues lo considera  responsable de un delito de asesinato; dos de agresión sexual --uno  como autor directo y otro por facilitar la agresión sexual perpetrada  por Miguel Carcaño--, y uno contra la integridad moral por el daño  causado a los padres al no desvelar el paradero del cuerpo.


En su informe final, presentado en la jornada de este martes, la  Fiscalía basó su acusación por los delitos de asesinato y agresión  sexual en la declaración prestada el día 17 de marzo del 2009 por el  asesino confeso, Miguel Carcaño, "la única" declaración en la que  "relata de manera minuciosa y veraz" los hechos ocurridos el día del  crimen en la vivienda de León XIII.  

El Ministerio Público ha precisado que "la ausencia de motivos  espurios, como el intento de auto exculpación para realizarla", hacen  que el testimonio de Carcaño sea "sumamente creíble y veraz",  recordando que, hasta ese momento, a Miguel sólo se le imputaba un  delito de homicidio, pero en esta declaración "reconoce su  participación junto al menor en hechos calificables como un delito de  asesinato y dos delitos de violación". "Asumir la autoría de dichas  acciones a pesar de suponer reconocer unos hechos de muchísima mas  gravedad que los que hasta ese momento se le imputaban no puede tener  otra explicación que la de ser reflejo cierto de lo realmente  sucedido esa noche", ha apostillado.  

De igual modo, y tras resaltar "la minuciosa labor de limpieza y  eliminación de restos que llevaron a cabo, procediendo a la limpieza  a fondo del domicilio", el Ministerio Público ha hecho referencia a  una serie de pruebas periciales, como el revelado de huellas  lofoscopicas que dio como resultado que, sobre una de las botellas de  ron halladas en el piso de León XIII, se obtuvieron tres huellas  dactilares, una de ellas perteneciente al menor acusado. También ha  aludido la fiscal a la mezcla de perfiles genéticos de Marta y el  'Cuco' halladas debajo de la mesa del escritorio del dormitorio de  Carcaño. Además, la fiscal ha señalado que no se puede saber la  localización del menor entre las 19,35 y las 23,26 horas, calificando  ello de "apagón telemático".   

SUFRIMIENTO "DEVASTADOR" DE LOS PADRES

En contra de la versión ofrecida por Miguel, prosigue la Fiscalía,  "tan solo tenemos las distintas versiones" que ha dado el menor sobre  lo que hizo en la tarde-noche del 24 de enero, y que a lo largo del  juicio "se ha demostrado que son inciertas". "Podemos decir, además,  que está acreditado que en la madrugada del 25 de enero de 2009 el  menor volvió a acudir al piso para deshacerse del cadáver", añade,  para agregar que, respecto al lugar exacto donde dejaron el cuerpo,  éste "no ha podido ser determinado", pues "no ha sido revelado por  ninguno de los imputados".  


"Los imputados se han preocupado de dar distintas versiones y  datos y pistas inciertas para evitar que el cuerpo se encontrara, y  con ello excluir la posibilidad de que el análisis del mismo  corroborara de manera indubitada científicamente la forma en que  murió Marta", según ha indicado la Fiscalía, quien ha aseverado que  incluso los padres del menor han optado por no declarar, "sabedores  de que incurrirían en un delito de falso testimonio si venían  declarar para apoyar su versión y mantener que el menor no tuvo  acceso a las llaves del vehículo y que estaba allí a las 1,30 horas y  que no volvió a salir en toda la noche".  

Todo ello, según la fiscal, ha provocado en la familia un  sufrimiento que los peritos han calificado como "devastador,  desmesurado e imposible de superar", y que el proceso de duelo  derivado de la muerte de su hija no haya podido evolucionar y  desarrollarse por su discurrir natural, por todo lo cual se ha  estimado probada la participación del menor en el delito contra la  integridad moral.  

  • 1