viernes, 19 abril 2019
00:09
, última actualización
Local

La Fiscalía descarta que el robo de droga deje sin condena a los 'narcos' liberados

La Fiscalía de Sevilla tiene muy claro que el robo de 100 kilos de droga de los calabozos de la Jefatura de la Policía, y sobre todo su cambiazo por fardos de yeso no supondrá que se hayan perdido las pruebas de esos delitos ni que los culpables queden impunes.

el 15 sep 2009 / 20:11 h.

TAGS:

I. Comesaña / R. Velis

La Fiscalía de Sevilla tiene muy claro que el robo de 100 kilos de droga de los calabozos de la Jefatura de la Policía, y sobre todo su cambiazo por fardos de yeso -lo que ha dado lugar a que recientemente se haya puesto en libertad con cargos a presuntos narcos porque sus alijos ya no contienen droga- no supondrá que se hayan perdido las pruebas de esos delitos ni que los culpables queden impunes.

Por eso no retirará ninguna petición de condena ni pedirá una pena menor. Distintas fuentes de la Fiscalía explican que los delitos se han cometido, los análisis iniciales que justificaron acudir a los tribunales están hechos y las pruebas, guardadas. No habrá ninguna actuación en bloque en los casos afectados colateralmente, sino que cada causa seguirá su vía judicial de forma independiente, ya que cada una tendrá sus peculiaridades y pruebas diferentes en las que basarse.

La polémica surgió tras la puesta en libertad de varios narcotraficantes que estaban en prisión preventiva y que, tras dar negativo en un segundo análisis de una porción de droga sacada de los calabozos tras el robo, ahora están en libertad provisional. "Con cargos", insisten fuentes policiales y de la Fiscalía: "No quiere decir que vayan a ser absueltos".

Los acusados en cuestión no están exculpados por la Justicia, sino pendientes de juicios en los que se pide para ellos más de una decena de años de cárcel. Agentes y fiscales se muestran tan seguros de que serán condenados como los abogados defensores de que saldrán libres al romperse la credibilidad de las pruebas.

Pero, ¿por qué están en la calle? Fuentes de la Fiscalía explican que la prisión preventiva "es una medida drástica que se solicita con mesura". Al verificar que el segundo análisis que se ha sacado del calabozo es yeso, se puede dudar sobre si el alijo era más o menos importante, es decir, su pureza. Si es de alta calidad se da lo que el Código Penal llama "notoria importancia", agravante que puede elevar a entre nueve y 12 años la condena. Eso, unido a que los detenidos llevan tiempo en prisión puede hacer que se opte por su puesta en libertad. Algo que, por otra parte, no es una novedad: en muchos procesos por tráfico de drogas, sobre todo si la cantidad no es muy grande, se deja libres a los acusados antes del juicio.

Pero los primeros informes científicos sí quedan guardados, que son los que evidenciaron que se encontró heroína o cocaína. Si las defensas quieren un contraanálisis y dudan de que lo guardado en la Jefatura se corresponda con lo incautado a sus clientes, pueden reanalizar la muestra sacada para los primeros tests, algo que la Fiscalía no va a solicitar porque les basta el primer análisis, que dio positivo.

De hecho, la droga del calabozo podría haber sido destruida. Tras extraer muestras, la ley permite quemar la mayor parte del alijo, pero los jueces no suelen ordenarlo, lo que colapsa los almacenes policiales y constituye, ahora es obvio, un gran riesgo. Y si puede destruirse es porque no hace falta para probar el delito, de ahí que el robo posterior no influya. "Es como si en un asesinato se pierde el arma; no por ello se deja en libertad al criminal, porque hay más pruebas", explica el fiscal Antidroga, Alfonso Demetrio Sánchez. La Policía recuerda además que la droga en sí no siempre es la única prueba.

  • 1