Local

La Fiscalía estudia la quinta denuncia por un bebé robado

El Ministerio Fiscal recibió el viernes el caso de una familia de Sevilla

el 14 feb 2011 / 20:40 h.

TAGS:

Desde que una familia de Utrera decidiera interponer la primera denuncia por un caso de un bebé robado en Sevilla, ya son cinco los casos que han llegado hasta la Fiscalía sevillana. El último lo recibió el pasado viernes, después de que un matrimonio de Sevilla decidiera interponer una denuncia por el supuesto robo de su bebé nada más nacer, según confirmaron fuentes del Ministerio Fiscal.

De esta forma, en la provincia de Sevilla ya son cinco los casos que el departamento que dirige María José Segarra investiga. Hasta el momento, según las mismas fuentes, las denuncias se están investigando de forma separada ya que entre ellas no existe por el momento un nexo que permita al Ministerio Público agrupar los casos. Aunque de este último caso no ha trascendido la fecha, los otros cuatro que maneja la Fiscalía son del año 1977. Además, en dos de ellos los niños nacieron en el hospital Virgen del Rocío, que ya se ha puesto a disposición de las familias y de "cualquier autoridad judicial que lo solicite" la información de sus archivos. El primer caso que se denunció en Sevilla fue el de un matrimonio de Utrera, Juan Amores y Felisa Sosa, que puso en conocimiento de la Fiscalía los hechos ocurridos el 27 de junio de 1977 cuando acudió al Virgen del Rocío, entonces denominado García Morato, para dar a luz a gemelas.

Felisa se puso ese día de parto y según se refleja en el historial las dos niñas murieron antes de nacer. La pareja cree que sus hijas fueron robadas y que ellos son "víctimas" de una "trama de robo de niños" en los años 60, 70 y 80, que ha afectado a numerosas familias en toda España. Unos casos que se están denunciado en la actualidad en todas las diferentes fiscalías.

Felisa explica en la denuncia que cuando la llevaron al paritorio, tras mucho tiempo esperando pese a que ella notaba la cabeza de la niña prácticamente fuera, la durmieron completamente. Al despertar, según su denuncia, estaba en otra sala y ya no tenía la pulsera identificativa.

En ese momento, una enfermera le dijo que los bebés habían muerto, sin que ella ni sus familiares pudieran ver sus cadáveres. Además, el hospital les dijo que ellos se harían cargo del entierro para que no sufrieran, pero ella ha podido comprobar que en el registro del cementerio sólo consta "un feto hembra" y no dos.

El segundo caso fue el de una vecina de Montellano, Rosario Turrillo, quien denunció que el 4 de abril de 1979 se puso de parto cuando estaba embarazada de siete meses. Ella también ingresó en el hospital Virgen del Rocío, donde le dijeron que había tenido una niña, pero que estaba muy grave. Sin embargo, a su marido le dijeron que ambas estaban bien. Al día siguiente, en cambio, un médico le dijo al matrimonio que realmente la niña había muerto a la media hora de nacer. En este caso, la familia también denuncian que en ningún momento le dejaron ver al bebé.

El tercer caso es el de otro matrimonio de Utrera, Manuel Muñoz y Juana Román, que también esperaban gemelos. Al llegar al hospital le informaron de que venían dos bebés porque se oían dos corazones, pero tras el parto le dijeron que uno ya venía muerto. Ellos tampoco pudieron verlo ni enterrarlo. El cuarto caso es de un bebé de 1977.

  • 1