Local

La Fiscalía investiga un fallo clínico en Granada como el que mató a Rayán

La Fiscalía Superior de Andalucía ha abierto diligencias de investigación penal al recibir la denuncia de una madre contra el Hospital Materno-Infantil de Granada.

el 16 sep 2009 / 06:52 h.

TAGS:

La Fiscalía Superior de Andalucía ha abierto diligencias de investigación penal al recibir la denuncia de una madre contra el Hospital Materno-Infantil de Granada. La mujer acusa al centro de haber matado a su bebé a las 23 horas de nacer al introducirle alimento en vena, como ocurrió en Madrid con el bebé Rayán, hijo de la primera víctima mortal de gripe A.

El supuesto error se cometió en 2007, aunque la madre del bebé fallecido lo ha presentado en los juzgados cuando trascendió el caso de Rayán en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. Una recién nacida, hija de la denunciante, falleció 23 horas después de nacer en el Hospital Materno-Infantil de Granada, después de que los sanitarios le introdujeran por error el alimento en vena. Así consta en el decreto que firma el fiscal superior en funciones de la Fiscalía Superior andaluza, Guillermo Sena, facilitado a Europa Press.

El Ministerio Público ha dado así trámite a la denuncia que presentó el pasado 28 de julio el Defensor del Paciente, que recibió a su vez el relato de la madre de la niña fallecida tras conocer lo que había sucedido en el Gregorio Marañón. En su exposición, Antonia, la denunciante, explica que en diciembre de 2007 fue madre de una niña que nació con 37 semanas de gestación "aparentemente normal". Sin embargo, a las dos horas de su nacimiento, en el hospital detectaron que la recién nacida tenía un problema de asimilación de glucosa, por lo que la llevaron a Cuidados Intensivos para controlar sus niveles de azúcar. Estando allí, según el relato de la madre, "cometieron el error de introducirle alimento en vena" y 23 horas después de haber nacido la niña falleció por una parada cardiorespiratoria.

En un principio, el hospital comunicó a los padres el error, pero indicando que no había sido la razón de la muerte. "Una vez que tuvimos todos los resultados de la autopsia lo pusimos en conocimiento de un abogado para quedarnos tranquilos y, según su gabinete, la respuesta fue la misma", dice Antonia. La familia se quedó con la duda clavada. No sabía si había sido "un error puntual", como le habían dicho, pero al ver el caso de Rayán por televisión se decidió a volver a presentar una denuncia. Transcurridos dos años, Antonia preguntó al Defensor del Paciente si se podía hacer algo. La presidenta de la oficina del Defensor del Paciente, Carmen Flores, instó a la Fiscalía a investigar los hechos y depurar responsabilidades, creyendo que en este caso "se engañó a la madre y se le dijo que el bebé había fallecido de otra cosa", señala en su escrito dirigido al fiscal.

El Hospital Materno-Infantil de Granada emitió ayer un comunicado donde anunciaba su predisposición a colaborar con la Fiscalía Superior en la investigación del supuesto error. El decreto del fiscal todavía no ha llegado al hospital, según la Consejería de Salud, por lo que aún no se le ha requerido documentación alguna al respecto que pueda aclarar lo sucedido.

A la espera de recibir alguna notificación del fiscal, el hospital ha optado por no pronunciarse al respecto, aparte del comunicado en el que aclara que tratará de facilitar la labor del Ministerio Público en la medida de lo posible.

  • 1