La Fiscalía pide 21 años para el acusado de degollar a su novia tras darle una paliza

Los hechos serán enjuiciados por un jurado popular a partir del viernes. Al joven imputado también le reclaman una indemnización de 163.473 euros.

el 20 abr 2013 / 22:53 h.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado 21 años de cárcel para un joven acusado de degollar a su novia tras propinarle una paliza en la vivienda que ambos compartían en la localidad de Estepa, hechos que serán enjuiciados por un jurado popular a partir del 26 de abril. fiscalia-palizaEn su escrito de acusación, consultado por Europa Press, el Ministerio Público pide para el acusado, Miguel Ángel R.P., 18 años de prisión por un delito de asesinato y otros tres años de cárcel por un delito de robo en casa habitada, así como el pago de una indemnización de 163.473 euros a los padres de la víctima. Según el fiscal, los hechos tuvieron lugar sobre las 00.45 horas del 14 de abril de 2012 en la vivienda que compartían en la calle Granados de Estepa, cuando la pareja comenzó a discutir y, en un momento dado, el procesado, de 21 años, la golpeó en seis ocasiones hasta que la víctima cayó al suelo, quedando inconsciente. Así, “aprovechó” esta “imposibilidad mínima de defensa” por parte de su novia para colocarse detrás de ella y levantarle la cabeza “para asegurar la exposición del cuello”, momento en el que le realizó con un cuchillo una herida cortante profunda que alcanzó el plano óseo, un degüello que le provocó una hemorragia masiva aguda y que le causó la muerte. Tras anudarle un trozo de cable en el cuello, lo cual no influyó en el fallecimiento, el imputado se apoderó de su teléfono móvil y de las llaves que la víctima tenía en su bolso y que pertenecían al domicilio de sus padres, para a continuación abandonar el cuerpo sin vida y llamar a los padres de la fallecida “haciéndoles creer que su hija pretendía suicidarse tomando un bote de pastillas”. El acusado los citó en una rotonda cercana a una gasolinera de Gilena, lo que motivó que los padres de la víctima se dirigieran hacia allí, lo que aprovechó el imputado para acceder al interior de la vivienda de éstos y, “con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito”, apoderarse de joyas tasadas pericialmente en 1.210 euros. Una vez consiguió las joyas, se deshizo de algunas a cambio de dos dosis de cocaína.

  • 1