La Fiscalía pide 40 años para la mujer que asfixió y congeló a dos de sus bebés

El Ministerio Público acusa a Sara López de dos delitos de asesinato porque entiende que planeó las muertes. La mujer ocultó a todos su embarazo, y estaba encinta cuando fue detenido.

el 06 mar 2014 / 12:34 h.

Foto: Ayuntamiento de Pilas.

Sara López, la mujer que supuestamente asfixió y congeló a dos bebés, cuya gestación ocultó a sus familiares, se enfrentará a 40 años de prisión en un juicio con jurado. La Fiscalía de Sevilla le acusa de dos delitos de asesinato, ya que considera que premeditó las muertes. Además, le reclama una indemnización de 300.000 euros para su marido, que fue quien encontró los cuerpos de los pequeños, y de 60.000 euros para los dos hijos del matrimonio. El fiscal no le aplica ninguna atenuante porque cree que tenía «intactas» sus facultades cognitivas. El escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso este periódico, mantiene que entre los años 2002 y 2008 la acusada quedó embarazada y «decidió acabar con la vida del hijo que nacería una vez que diera a luz en solitario. Por ello ocultó el embarazo a todo el mundo». La mujer dio a luz en su casa, un varón que pesó 3.595 gramos y midió 53,50 centímetros, «sin que conste la intervención de ninguna otra persona». Tras el parto, «llevando a cabo su plan establecido, provocó la asfixia del bebé por unos medios que se desconocen hasta ocasionarle la muerte». Una vez que había acabado con la vida del recién nacido guardó el cuerpo en una bolsa de basura gris que a su vez la envolvió en otra blanca, y «lo ocultó en un arcón congelador», donde guardaba otros alimentos y que se encontraba en la cocina del domicilio familiar. Ya en septiembre u octubre de 2010, Sara se volvió a quedar embarazada y de nuevo no lo contó a sus familiares, usando para ello unas «fajas para ocultar su aumento de peso». Según el Ministerio Público, la acusada «decidió igualmente ocultar el embarazo para dar a luz a su hijo y posteriormente quitarle la vida». Cuando llegó ese momento «se introdujo en la bañera y la llenó parcialmente de agua». Tras «unas pocas contracciones» nació un bebé de 51 centímetros y 3.335 gramos. Una vez que el bebé ya había nacido «lo sumergió en la bañera ahogándole y provocándole la muerte por insuficiencia respiratoria aguda». Como ya hizo con su otro hijo, lo envolvió en bolsas, junto con la placenta y el cordón umbilical, y siguiendo el relato del fiscal, «lo ocultó en el último cajón del congelador de la nevera», que no era utilizado por nadie de la familia de la acusada, que introdujo en el mismo varios alimentos. Su marido encontró los cuerpos de los bebés cuando estaba limpiando el frigorífico, en concreto el primero de los cuerpos lo localizó el 9 de noviembre de 2012 sobre las 17 horas, mientras que el segundo fue a las 10.30 horas del 27 del mismo mes. La acusada fue entonces detenida y puesta a disposición judicial, tras lo que ingresó en prisión. En las revisiones médicas pertinentes que pasan todos los presos cuando entran en la cárcel, se le detectó que se encontraba en avanzado estado de gestación. Un embarazo que también había ocultado a todos sus familiares, incluido su marido. Poco después, el 30 de noviembre, nació una niña. En su escrito el fiscal resalta que la mujer no presentaba ningún tipo de problema psicológico, ya que «mantenía intactas sus facultades cognitivas y volitivas», por lo que no le aplica ninguna atenuante. Al contrario, a los dos delitos de asesinato que le imputa, le aplica las agravantes de parentesco, de ahí que solicite una pena de 20 años de prisión por cada uno de ellos. Una pena que coincide con la solicitada por la acusación particular, ejercida por su pareja. Además, solicita que su marido sea indemnizado con 300.000 euros y cada uno de sus dos hijos, nacidos en 1998 y 2001, con 30.000 euros. El juicio se celebrará en los próximos meses en la Audiencia Provincial de Sevilla y será un jurado popular el encargado de enjuiciar este caso.

  • 1