La Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel para los directivos de Cobre las Cruces

Están procesados por procesados por posibles delitos contra el medio ambiente y de daños al dominio público.

el 20 feb 2014 / 14:06 h.

cobre_LascrucesLa Fiscalía de Sevilla solicita cinco años y seis meses de cárcel,  multas de 11.700 euros y 607.430 euros en concepto de responsabilidad  civil, para los tres directivos de la compañía 'Cobre las Cruces',  que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa en suelos de  Gerena, Guillena y Salteras, procesados por posibles delitos contra  el medio ambiente y de daños al dominio público. El procedimiento  judicial se remonta a 2008 y deriva de las presuntas anomalías e  irregularidades detectadas principalmente en el aprovechamiento del  acuífero Niebla-Posadas. La causa en cuestión, tramitada por el Juzgado de Instrucción  número 19 de Sevilla, parte de la querella formulada en 2008 por la  Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio Histórico contra cuatro de  los directivos de 'Cobre las Cruces', -entonces filial de la  multinacional 'Inmet Mining' y ahora perteneciente a 'First  Quantum'-. Como consecuencia de esta querella por posibles delitos  de daños continuados y contra el medio ambiente, fueron imputados el  ya ex director general de la compañía Françoise Fleury; el director  de Minas, William Thomas Willliams; el director de Gestión de Aguas  de esta empresa, Juan Carlos Baquero; y la directora del área de  Medio Ambiente, Paz Cosmen. La querella de la Fiscalía de Medio Ambiente, a su vez, partía de  los expedientes sancionadores previamente incoados por la  Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) contra 'Cobre las  Cruces', por la supuesta detracción no autorizada de 75.000 metros  cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas, la presunta práctica de  20 sondeos no autorizados y el supuesto vertido de arsénico y otras  sustancias contaminantes a este cauce hídrico. La CHG, a cuenta de  estos hechos, suspendió provisionalmente la concesión administrativa  otorgada a 'Cobre las Cruces' para el aprovechamiento del acuífero a  través de un sistema de drenaje y reinyección de agua (SDR), si bien  la concesión fue finalmente restituida a cuenta de las medidas  adoptadas por la compañía. PROCESADOS TRES DIRECTIVOS En 2012, la juez Ana Escribano resolvió exculpar a Juan Carlos  Baquero y seguir las actuaciones mediante el procedimiento abreviado  contra Françoise Fleury, William Thomas Willliams y Paz Cosmen,  desestimando la Audiencia provincial, en noviembre de 2013, el  recurso de apelación promovido por la compañía contra el  procesamiento de estas tres personas. Dado el caso, la Fiscalía ha elevado al Juzgado de Instrucción  número tres un escrito de acusación en el que considera que los  hechos son constitutivos de delitos contra el medio ambiente y daños  al dominio público, reclamando para cada uno de los procesados una  pena global de cinco años y medio de cárcel, inhabilitación para el  ejercicio de la profesión durante tres años, multas de 11.700 euros y  una cuantía general de 607.430 euros en concepto de responsabilidad  civil derivada de los daños supuestamente perpetrados al dominio  público y la necesaria "restauración del equilibrio ecológico  perturbado". En este escrito, adelantado por el diario 'El Mundo' y recogido  por Europa Press, la Fiscalía reclama la apertura de juicio oral  contra los procesados, manifestando que "la dinámica de la empresa"  fue el "incumplimiento" de la autorización concedida para el  aprovechamiento del acuífero, mencionando entre otras cosas aspectos  como "sondeos sin preceptiva autorización", extracciones de agua cuya  acta de reconocimiento carecía de aprobación, una "detracción ilegal"  de aguas y "concentraciones de arsénico" en el caudal del acuífero. LA EMPRESA SE DEFIENDE Por parte de 'Cobre las Cruces', fuentes de la empresa han  defendido la "inexistencia de cualquier tipo de delito", señalando el  deseo de la compañía en cuanto a que el procedimiento judicial  concluya para que "se restituya la imagen" pública de 'Cobre las  Cruces'. La empresa, en ese sentido, siempre ha defendido que la  actividad minera "en ningún momento afectó a las aguas subterráneas",  asegurando que cuenta con "informes técnicos" que avalan esta tesis,  según han indicado dichas fuentes a Europa Press.

  • 1