Local

La Fiscalía pide informes sobre la quema de ataúdes

La Fiscalía de Medio Ambiente ha solicitado, casi un año después de las denuncias hechas públicas por los sindicatos y el PP, informes a la Consejería de Medio Ambiente, para recabar información que sobre la quema de ataúdes al aire libre que se realizaba en el cementerio de San Fernando.

el 16 sep 2009 / 07:31 h.

TAGS:

La Fiscalía de Medio Ambiente ha solicitado, casi un año después de las denuncias hechas públicas por los sindicatos y el PP, informes a la Consejería de Medio Ambiente, para recabar información que sobre la quema de ataúdes al aire libre que se realizaba en el cementerio de San Fernando.

Las hogueras al aire libre para quemar los restos mortales de los enterramientos se llevaron a cabo durante varios años. El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, ya lo admitió en noviembre de 2008, a la vez que anunció medidas para acatar el Decreto 95/2001 del 3 de abril cuyo artículo 43 señala que "los cementerios deben contar con un horno destinado a la destrucción de ropas y objetos, que no sean restos humanos, procedentes de la evacuación y limpieza de sepulturas". Desde entonces no se han repetido en el camposanto.

Esta petición de la Fiscalía de Medio Ambiente se suma a los informes realizados en noviembre de 2008 por la Guardia Civil de Sevilla, que abrió una investigación a raíz de la denuncia que interpusieron los diferentes sindicatos del Ayuntamiento de la ciudad ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Aunque el caso se hizo público en noviembre de 2008 cuando el PP lo difundió con imágenes poco después de que los sindicatos presentaran una denuncia ante el Seprona, los trabajadores llevaban advirtiendo de esta práctica desde 2005 a la Delegación de Salud y Consumo.

En abril de 2008, el servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Ayuntamiento elaboró un informe sobre las condiciones de seguridad que debía tener el cementerio. Entonces, el alcalde dio la orden de arreglar el horno dedicado a la quema de residuos procedentes de exhumaciones, así como de que no se sacaran restos hasta que el horno no estuviera en funcionamiento y, una vez lo hiciera a pleno rendimiento, no sacar más ataúdes de los que fuera capaz de incinerar, es decir, no rebasar su capacidad máxima.

Desde la Delegación de Salud y Consumo se afirmó que se trataba de una "medida provisional" porque se había roto uno de los hornos, a lo que sumaron sus disculpas para todos los que hubiesen resultado afectados.

El Ayuntamiento, a día de hoy, incluye entre las mejoras a realizar en el camposanto la instalación de un horno crematorio para la incineración de ataúdes y restos, que se habilitará para finales del año 2009.

Esta medida se enmarca dentro del plan de actuaciones con financiación a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local que se suman a iniciativas ya en marcha en el camposanto como la construcción del nuevo horno crematorio o la creación del Jardín de los poetas.

  • 1