martes, 20 noviembre 2018
13:40
, última actualización
Local

La Fiscalía pide que el exagente procesado por el robo de droga siga en prisión por riesgo de fuga

Lars S.M., procesado junto a su  mujer y otro matrimonio por el robo de 154,4 kilogramos de cocaína y  heroína en la Jefatura Superior.

el 16 feb 2012 / 13:30 h.

TAGS:

El exagente imputado, Lars Sepúlveda, junto a su supuesto socio, conocido como Lolo.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado que el exagente de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) Lars S.M., procesado junto a su mujer y otro matrimonio por el robo de 154,4 kilogramos de cocaína y heroína en la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, permanezca en prisión debido al "gravísimo" riesgo de fuga existente y a la "contundencia" de los indicios contra él.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que, durante una vista celebrada esta mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, se ha debatido la petición de libertad planteada por el abogado de Lars, que ha defendido que su patrocinado "no ha cometido ningún hecho delictivo" y, por tanto, debe quedar en libertad provisional.

Frente a este argumento, la fiscal ha alegado el riesgo de fuga existente, que "se agrava por la prontitud" con la que se celebrará el juicio una vez la juez instructora ha dictado ya el auto de procesamiento, así como la "contundencia" de los indicios existentes contra él en el marco de la investigación, por lo que ha defendido que debe permanecer en prisión "hasta la celebración del juicio y para asegurar su presencia en el mismo".

De su lado, el letrado del exagente de la Udyco ha pedido su puesta en libertad provisional al entender que no ha cometido delito alguno y que el juicio oral, dado el estado general de la Justicia, se demorará, aduciendo asimismo que no existe riesgo de fuga debido al arraigo de Lars, que está "felizmente" casado y tiene dos hijas pequeñas, a lo que se suma que "es una persona humilde de clase media".

Al hilo de ello, ha negado que Lars se haya podido enriquecer por la venta de la droga que fue sustraída de la Jefatura, pues en el año 2009 "tenía un coche de segunda mano y vivía de alquiler", por lo que "no había síntomas externos de riqueza", y ha puesto de manifiesto que no se han hallado restos biológicos de su cliente.

"LA PERSONA MAS DEBIL QUE PODIA HABER EN LA UDYCO"

"La investigación, tras año y medio, necesitaba poner un nombre a estos hechos, y por eso señalaron a la persona más débil que podía haber en la Udyco, que es Lars", según ha dicho el letrado, añadiendo que la Policía "ha intentado señalar a mi representado con pruebas que se han ido desmoronando".

A su juicio, "la medida de la prisión se ha hecho por política criminal y como justificación de que la Policía funciona", tras lo que ha reconocido que "lo mediático del caso no beneficia" al procesado, según han indicado las fuentes consultadas por Europa Press.

La juez instructora ha procesado al exagente, a su socio, M.A.N., y a la esposa de éste, M.V.S.G., por la presunta comisión de un delito continuado de robo con fuerza y un delito continuado contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud y con aplicación del tipo agravado de "notoria importancia" de los alijos.

La juez impone a estos tres imputados el pago de una fianza de cuatro millones "teniendo en cuenta el valor y pureza" de la droga sustraída. De su lado, también procesa a la esposa de Lars, M.T.M.S., aunque en su caso por un delito de blanqueo de capitales, imponiéndole el pago de una fianza de 250.000 euros.

Según recoge la juez en el auto, los hechos tuvieron lugar entre finales del año 2006 y junio de 2008, cuando el exagente, "aprovechándose de su condición de funcionario" del Cuerpo Nacional de Policía destinado en la Udyco, sustrajo una "considerable" cantidad de heroína y cocaína que se encontraba almacenada en un sótano de la Jefatura Superior de la Policía en Andalucía Occidental y que había sido incautada en diferentes operaciones policiales.

LA DROGA FUE SACADA EN SEIS OCASIONES DIFERENTES

De este modo, y "con ayuda" de su socio y de la esposa de éste, el exagente sustituyó los paquetes de droga por otros paquetes preparados rellenos de diferentes sustancias, como yeso, sacarosa, cacao, sulfato cálcico, paracetamol o cafeína. Tras las distintas sustracciones, el exagente y su socio "fueron contactando con traficantes que no han podido ser identificados a los que vendieron los alijos, obteniendo con ellos unas ganancias en el mercado ilícito de más de cuatro millones de euros".

La droga sustraída alcanzó 56,7 kilogramos de heroína y 97,7 kilogramos de cocaína y fue sacada del interior de las dependencias policiales "en seis ocasiones diferentes". La droga había sido intervenida en distintas operaciones policiales que estaban siendo instruidas en diferentes órganos judiciales.

Por su parte, la esposa de Lars, "conocedora de la procedencia de las ganancias ilícitas de su marido", intervino en la colocación de estas ganancias a través de la compra de bienes inmuebles e inversiones, alguna de las cuales contó también con la participación del otro matrimonio procesado.

 

  • 1