La Fiscalía pide rechazar las causas de nulidad reclamadas por Bretón

José Bretón está acusado del asesinato de sus hijos, Ruth y José, en octubre de 2011 en Córdoba.

el 08 may 2013 / 18:58 h.

La Fiscalía ha pedido en la vista oral celebrada en el Tribunal  Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en Granada, que se rechacen  todas las causas de nulidad reclamadas por la defensa de José Bretón,  acusado del asesinato de sus hijos, Ruth y José, en octubre de 2011  en Córdoba, que incluyen, entre otras, la impugnación de una de las  pruebas periciales que acreditaron el origen humano de los restos  óseos encontrados en la finca de Las Quemadillas. Por apenas 40 minutos se ha prolongado este miércoles la vista  presidida por la Sala de lo Civil y Penal del Alto tribunal andaluz,  con los magistrados Lorenzo del Río, presidente del TSJA, Jerónimo  Garvín y Miguel Pasquau, que decidirán en unos días si rechazar o  aceptar total o parcialmente el recurso planteado por el letrado José  María Sánchez de Puerta a la resolución de la Audiencia Provincial de  Córdoba, que ya desestimó sus peticiones. El abogado de Bretón ha reiterado que en el proceso se produjo una  "violación de derechos fundamentales" por la "manipulación de la  hoguera" donde se encontraron los restos óseos y la "ruptura de la  cadena de custodia". Para argumentar su petición, ha indicado que  "tres pequeños restos óseos" se extrajeron de la hoguera cuando  estaba "incandescente" y que, tras pasar a la Comisaría de Córdoba  para ser analizados, volvieron al mismo lugar. "La hoguera en manera alguna estaba intacta y es ahí donde se  rompe la cadena de custodia", ha esgrimido el letrado, quien se ha  referido al primer informe realizado por la antropóloga forense  Josefina Lama, que determinó que los huesos correspondían a pequeños  roedores, y que luego "se desdijo" tras el dictamen del antropólogo  Francisco Etxeberría, que sostuvo que eran restos humanos y no  animales. Ha afirmado el letrado que este especialista tenía  "relación previa" con la Policía y la acusación particular, por la  entrega de unas fotos de los huesos, con las que ya señaló que se  trataban de huesos de niños de entre 2 y 6 años. En referencia al análisis de Etxeberría, ha insistido en que lo  hizo en Madrid "sin autorización judicial", que llegó mediante  burofax, según ha dicho, "dos horas y media" después de que abriera  la caja que contenía los restos. De esa manera, en este caso  considera que su informe sería "totalmente nulo" y que "por la teoría  de los frutos envenenados" todo lo siguiente "carece de valor  procesal alguno". Por otra parte, la segunda causa de nulidad alegada ha sido la de  la vulneración del derecho de defensa por los secretos de sumario,  siete en tres meses de investigación, lo que ha dejado al abogado de  Bretón, según ha dicho, "totalmente indefenso" durante ese periodo.  También entiende, como tercera causa, que se produjo otra vulneración  con las escuchas telefónicas realizadas a su cliente, y en el propio  centro penitenciario en el que está ingresado, donde, según ha  asegurado, se intervinieron sus comunicaciones, y las de sus  familiares. En último lugar, ha sostenido que un juicio con jurado en este  caso no sería "un juicio justo" para su cliente, en tanto a lo  "mediatizado del caso", y ha considerado que los miembros del  tribunal popular estarían "contaminados" por todo lo que ha salido de  este asunto, que incluye, según ha dicho, "acusaciones y juicios  paralelos". CONTESTACION DE LA FISCALIA Sin embargo, la representante del Ministerio Público, la fiscal  María Angeles Rojas, ha instado a la Sala a desestimar "todos los  motivos de nulidad" porque "no están contrastados ni corroborados por  ningún dato objetivo añadido". Así, ha incidido en que "no existe  ningún tipo de fisuras" en la cadena de custodia por parte de la  Policía y ha negado "con rotundidad" que se produjera una  manipulación de la hoguera, que estaba "llena de huesos". En lo que respecta a la entrega de fotos a Etxebarría por parte de  la Policía, la fiscal ha considerado que "no existe obstáculo legal"  en ello para la realización de una prueba pericial, en este caso de  parte. Por ello, entiende que no se produjo vulneración de derecho de  defensa alguno, y, es más, ha recordado que se le ofreció al abogado  de Bretón la realización de otro informe o contrainforme y que esta  posibilidad fue rechazada en dos ocasiones por éste. Además, ha recordado que el letrado del inculpado ha "olvidado  intencionadamente" que otros tres dictámenes periciales establecieron  el origen humano de los huesos, en niños de dos y seis años, por lo  que "evidentemente" no existe nulidad en el peritaje. Respondiendo a  lo esgrimido por Sánchez de Puerta en lo que se refiere a los  secretos de sumario, la representante de la Fiscalía ha recordado que  el objetivo de los mismos era la protección de los menores "a toda  costa" y averiguar su paradero. "No se pueden valorar estos autos por  el resultado posterior, sino por lo que se pretendía conseguir", ha  apuntado. Tampoco, a su juicio, existió indefensión en las intervenciones  telefónicas realizadas, puesto que cuando se localizaban  conversaciones de Bretón con su letrado éstas eran borradas. Además,  ha defendido la necesidad de estas escuchas con sus familiares por la  "pertinaz resistencia del acusado a colaborar con la justicia".   "Se ha hecho todo lo humanamente posible por encontrar a los  niños", ha dicho la fiscal, quien por otra parte ha recordado "que no  existe ninguna prueba" que acredite que se interceptaron las  comunicaciones de abogado y cliente en la cárcel. En lo referente al enjuiciamiento del caso con jurado, ha  mantenido la fiscal que se "atentaría al procedimiento de legalidad"  si no se acudiera a él, porque "no existe otra opción posible". "No  podemos desconfiar de cómo van a desarrollar su labor los jueces  legos, y además existen los controles legales necesarios para valorar  posteriormente su actuación", ha recalcado. LA ACUSACION PARTICULAR La abogada de la acusación particular, que representa a la familia  de Ruth y José, María del Reposo Carrero, se ha adherido íntegramente  a la exposición de la Fiscalía, aunque haciendo una serie de  precisiones que ha querido aclarar ante la Sala. En primer lugar, ha afirmado que la supuesta manipulación de la  hoguera o la ruptura de la cadena de custodia está "fuera de lugar" y  debería someterse a debate en el juicio, y, en segundo, ha negado  "connivencia" con la Policía o con el propio Etxeberría para la  obtención de la pericial. También ha justificado la obtención de las fotos por parte de la  Policía, que pidió una autorización judicial que, en contra de lo  sostenido por la defensa de Bretón, se obtuvo antes de que el  antropólogo comenzara a examinar los huesos. Así, ha augurado que  "pese a los intentos desesperados de la defensa de anular esta  prueba" en el juicio oral podrá "corroborarse" su legalidad. Según ha mantenido por otro lado la letrada, en este caso el  decreto del secreto de las actuaciones fue "un mal menor", tanto para  la defensa como para la acusación particular, teniendo en cuenta que  su finalidad era la localización de los niños, vivos o muertos, y la  obtención de cualquier pista. No existió violación de las comunicaciones entre el letrado y el  acusado, a su entender, y tampoco hay vulneración alguna en que el  caso sea valorado por un jurado, porque así lo establece la ley. "No  deberíamos estar aquí porque ninguna cuestión de nulidad seria y  jurídica se ha planteado", ha concluido. Tras la finalización de la exposición de las partes, el presidente  del TSJA, Lorenzo del Río, ha dado por concluida la vista, informando  a los letrados y la fiscal de que en los próximos días la Sala hará  pública su resolución al respecto.

  • 1