Local

La Fiscalía se opone al indulto de Ortega Cano por la «peligrosidad» de su conducta

La fiscal jefe considera que no existe «ninguna circunstancia extraordinaria» para concederlo.

el 12 mar 2014 / 12:18 h.

TAGS:

Ortega cano a su llegada a los Tribunales de Sevilla, el martes 19 de marzo. Ortega cano a su llegada a los Tribunales de Sevilla, el martes 19 de marzo. «La peligrosidad de la conducta por la que fue condenado, no le hace merecedor del indulto solicitado». Esta es la conclusión del informe de la Fiscalía de Sevilla en el que se opone a que se le conceda al extorero José Ortega Cano la medida de gracia que ha solicitado tras ser condenado a dos años y medio de prisión por el accidente mortal en el que perdió la vida el vecino de Castilblanco Carlos Parra. El Ministerio Público considera que «los padecimientos» de salud alegados no implican que «cuidados específicos que hagan difícil, imposible o incompatible su ingreso en un centro penitenciario». La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, ya lo anunció tras conocerse la petición del exdiestro: «no hay circunstancias excepcionales». Ella, junto con el teniente fiscal, es la encargada de informar sobre las peticiones de indulto y ahora ha plasmado por escrito su postura «desfavorable». Segarra dice que la «peligrosidad de la conducta por la que fue condenado, no le hace merecedor del indulto». En este sentido, hace alusión a los «gravísimos hechos» por los que fue condenado y que «han supuesto el fallecimiento de una persona que circulaba ajena a su trágico final fruto de la conducta precedente del penado». En este punto, hace alusión al hecho de que el extorero consumiera alcohol antes de coger su vehículo. Una «imprudencia», dice, que «se encuentra conectada íntimamente a una previa situación de consumo de bebidas alcohólicas, cuando es conocido por cualquier persona que en dicha situación si nos ponemos al volante de un vehículo, ocasionamos un grave riesgo en la circulación y cuando consumimos dichas bebidas con tal consciencia de ello». Así, explica que «no puede desconocerse la concurrente teoría de las actiones liberae in causa, que explica aquellas acciones en las que de forma consciente nos ponemos en situación de no controlar y por tanto nos hace responsables de todas aquellas conductas realizadas bajo aquellos efectos buscados de propósito y con conocimiento de sus riesgos». La fiscal jefe alude también al hecho de que su concesión supondría para la familia de la víctima un «agravamiento mayor» del daño para la familia, que ya mostró su oposición al indulto. Asimismo, sobre el pago de la responsabilidad civil, recuerda que fueron las aseguradoras quienes se encargaron. Por último, sobre las cargas familiares del extorero, Segarra asegura que «ninguna excepcionalidad existe, más allá de las concurrentes en la mayor parte de los penados que tienen familia». Mientras que sobre su estado de salud, pues alegó enfermedades coronarias y agravamiento de las lesiones sufridas en el accidente, la fiscal jefe señala que, además de no destaca ningún tratamiento específico que impida su ingreso, «tampoco indica que no esté llevando en la actualidad una vida normalizada», por lo que «no pueden considerarse estos datos médicos como «excepcionales».

  • 1